Docentes y vecinos exigen vigilancia para cuatro liceos

Para garantizar la integridad física y educación de 5.197 alumnos de primero a quinto año de bachillerato, directores y voceros vecinales piden seguridad policial urgente para cuatro liceos de Barcelona. Advierten que en estos recintos los hechos delictivos son materia vista porque han penetrado las aulas y también en la salida de clases.

Orlando Ramírez, director del Liceo Bolivariano Coronel Juan Bautista Bideaux, ubicado en la urbanización Camino Nuevo, indicó que la violencia volvió a la institución en enero, pues hasta diciembre dos funcionarios estuvieron con detectores de metales en la entrada del recinto.

A raíz de un enfrentamiento entre alumnos y delincuentes, ocurrido el año pasado, Polianzoátegui designó a dos agentes para que resguardaran el recinto, cuya matrícula es de 1.560 jóvenes.

“Desde que los efectivos se fueron empezaron los hechos violentos otra vez. Antes de Semana Semana hubo un tiroteo en el estacionamiento, lanzaron una bomba y quemaron la pared de un salón. “Los muchachos entran armados al liceo. Hay chicos que residen en sectores vecinos y que entran a las aulas y amenazan a los profesores”.

Su homólogo José Durán, del José Antonio Anzoátegui, situado en el barrio Portugal, pidió vigilancia oficial porque el colegio es muy grande, y en las áreas más solas, alumnos y personas ajenas despojan de sus pertenencias a los estudiantes de 1º y 2º año.

Casualmente, ayer en la mañana, cuando El Tiempo visitó el lugar, constató la llegada de dos funcionarios de la policía estadal que resguardarían a los 1.160 educandos y a docentes. La petición la hizo Durán. “Los hechos más violentos ocurren en las afueras de la sede”.

Aunque allí la delincuencia aún no ha penetrado en los salones del Liceo Monseñor Nicolás Eugenio Navarro, su directora Maritza Cedeño y los voceros del Consejo Comunal El Espejo I-B, Alí Guaipo y Carlos Cuárez, exhortaron a los entes de seguridad a custodiar las adyacencias. Puntualizó que el hampa acecha en la calle Orinoco, donde atracan y persiguen a los muchachos, al igual que en la entrada y salida de clases.

Los cuatro directores coincidieron en que han solicitado ayuda a la Zona Educativa del estado (ZE) y demás organismos oficiales, pero no han obtenido respuesta.

En el Rafael Fernández Padilla de Boyacá II, cuya población es de 1.277 alumnos, la seguridad ha mejorado, según aseveraron los profesores. Hay monitoreo constante por parte de funcionarios.

El mes pasado, las clases en esta institución fueron suspendidas durante una semana por presentarse peleas entre alumnos y pandilleros, como resultado de lo cual el portero y varios salieron lesionados. Se reanudaron luego de que la ZE interviniera.

La orientadora de Conducta del Fernández Padilla, Mercedes Gómez, sostuvo que las actividades se están cumpliendo con normalidad y espera que así se mantenga hasta que finalice el año. Acotó que los jueves dan charlas a los estudiantes sobre el rescate de valores.

Para que la calma se mantenga en el lugar, los representantes y vecinos Nancy de Reyes y Luis Ramos piden a las autoridades policiales que la vigilancia sea permanente y envíen a efectivos sólo cuando sucedan hechos violentos.

A partir de hoy
El comisario Ulises Flores Peña, director de Polianzoátegui, informó que a partir de hoy sus funcionarios realizarán patrullaje frecuente en los liceos y escuelas de Barcelona, para atender el requerimiento de la colectividad.

En un principio centralizarán sus acciones en estos cuatro recintos. Los uniformados establecerán contacto directo con los directores para trabajar mancomunadamente.

El jefe policial expresó que, además, instalarán puntos de control cerca de las instalaciones de educación.

Para este viernes, Flores planea instalar una mesa de trabajo con los directores y los jefes de las Zona 1 y 2 de Polianzoátegui, a fin de acordar estrategias de seguridad.

Infiltrados
El secretario de gobierno del estado, Rafael Vega, estuvo ayer en la capital de Simón Rodríguez y rechazó las acciones violentas protagonizadas en el Iutjaa el pasado lunes. Adujo que estos hechos son promovidos por factores políticos de oposición. Con un ejemplar de El Tiempo del 13 de abril en la mano, acusó al ex alcalde Ernesto Paraqueima de infiltrar “bandas armadas” dentro del tecnológico, y al delegado de la Federación Nacional de Sindicatos de Profesores Bolivarianos (Fenasipres), Telémaco Figueroa, de manipular a los profesores y gremios para que impidan el curso de las actividades académicas.

NATHALIA GUZMÁN / DORYEL SALAZAR

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: