El cachicamo y la lapa

DESDE ESPAÑA.- Cuando leo las noticias de Venezuela me acuerdo de mi abuela y de su dicho: “cachicamo, trabaja pa lapa”, cuando algún engañado trabajador le contaba sus penurias. Resulta que el cachicamo o armadillo trabaja, incansablemente, para defenderse de sus depredadores y produce, en cuestión de segundos, unas cuevas espectaculares que le permiten salvarse de sus enemigos y resultan en beneficio de la lapa, un pequeño roedor, que sin ningún esfuerzo se aprovecha del esfuerzo ajeno.

El armadillo-trabajador ve que su esfuerzo y la plusvalía de su trabajo son aprovechadas por la lapa capitalista que no le devuelve ningún beneficio por su esfuerzo, por el contrario, se enriquece con las cuevas y tierras de las que se apropia y, de allí, pasa a tener cuenta corriente en los bancos, vehículos 4×4 y acciones en la bolsa. El armadillo empieza a resentirse y por el camino se encuentra con las lapas anticapitalistas, que quieren montarse el negocio como sus hermanas pero no cuentan con masa critica de cachicamos para crear un mundo nuevo donde los armadillos y las lapas sean iguales y no haya que explotar a nadie porque las necesidades de todos seran satisfechas.

El cachicamo, que no ve más allá de sus narices y tiene el caparazón demasiado duro para que le entre el entendimiento, se cambia a las lapas anticapitalistas con la seguridad de que ahora el mundo marchará mejor y desfila con entusiasmo gritando: trabajadores del mundo “uníos”. Cuando ganan las lapas anticapitalistas, el cachicamo trabaja duro y con entusiasmo, haciendo cuevas y éstas se reparten entre él y las lapas de forma igualitaria, pero resulta que las lapas, al contrario que el cachicamo, no cuidan su cueva y los dineros se pierden, por tanto, es necesario hacer más cuevas para repartir entre las lapas anticapitalistas que perdieron las suyas y las nuevas que se incorporan al manguereo. En el camino surge otro problema, las lapas anticapitalistas, como su nombre lo indica, no saben nada de capital y no saben cuidar los negocios, por lo que todas las empresas empiezan a tener pérdidas o no son productivas, por lo que se hace necesario quitarles las suyas a las lapas capitalistas.

Cuando se le expropian las fábricas y los bancos a las lapas capitalitas, los cachicamos piensan que las empresas se les entregarán a ellos que son sus verdaderos dueños, pero las lapas anticapitalistas se lo apropian en nombre de un ente llamado Estado. También descubren que lo de trabajadores “uníos” es imposible a menos que te afeites y te transformes en lapa.

Las lapas anticapitalistas empiezan a tener cuentas bancarias, viajan con todas las lapitas de la familia a cuenta del dinero de los cachicamos, se pasean en vehículos 4×4 y, para colmo de males, les regalan los excedentes de capital que se han sudado los armadillos a las lapas de otros territorios, que ya han acabado con sus propios cachicamos, llevándolos a la miseria igualitaria.

Los cachicamos se desmoralizan y trabajan, al mínimo. La producción cae y la igualdad miserable se hace más intensa. Allí es cuando algunas lapas exóticas, como las de origen chino o ruso, se inventan los dos sistemas: el socialista para los cachicamos trabajadores y el capitalista para las lapas del partido. Esta historia tiene una teoría: cachicamo es cachicamo hasta que se muere y no importa si es capitalista o socialista, la lapa siempre se aprovecha. También es posible sacar una conclusión: cuando uno no quiere hablar de un gobierno que pierde 500 millones en un banco y pretende comprar otro, siempre le queda el recurso de escribir un artículo de animales.

OLIVIA BIASINI

About these ads

Una respuesta a El cachicamo y la lapa

  1. JOSELIN dice:

    tenemos q cuidar los anomales ellos son seres vivos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: