Vaya adelante, amigo lector

DESDE PUERTO LA CRUZ.- Cuando uno le cuenta a alguien que vive en el exterior lo que está sucediendo en Venezuela, no lo cree. Piensa que son exageraciones. Y cuando uno reflexiona acerca de la evolución de los acontecimientos en los últimos 10 años, entiende que se trata de un plan premeditado. Un plan que se apoya en dos columnas fundamentales. La primera es el concepto nazi de la propaganda. Una mentira repetida, mil veces, se vuelve verdad. Esa táctica tiene aparejada otra, no menos demoledora, que consiste en hacer del escándalo, una rutina. El escándalo de hoy termina por ser sustituido por otro escándalo, aún mayor, de mañana. Se produce un repliegue táctico cuando la protesta luce peor de lo que se esperaba, se busca un nuevo atropello más grande que el anterior, y luego se vuelve a insistir con el escándalo original que aparecerá, como menos importante. Y así, sucesivamente.

La otra columna es el apoyo de la Fuerza Armada. Para lograrlo, se procedió a controlar las escuelas de oficiales y los cuadros subalternos. Al mismo tiempo, se fueron desincorporando aquellos oficiales en las cadenas de mando que no se mostraron incondicionales al jefe. Algunos pasaron a retiro, otros a la OSCA (Oficiales Sin Cargo Asignado) y aún, otros más, en la cárcel o perseguidos. Al mismo tiempo, llevan 10 años adoctrinando a los jóvenes que ingresan al servicio, lavándoles el cerebro sobre las bondades del Socialismo del Siglo XXI. Para rematar, se han ido montando las fulanas milicias, armando a civiles, e intimidando a aquellos uniformados que no se muestran muy dóciles a los mandatos de la guardia pretoriana. Todo ello debidamente aderezado con las prebendas, privilegios y corruptelas de los que sí obedecen, ciegamente, las órdenes de Chacumbele.

Con el apoyo de esas dos columnas, esa mezcla de nazi-fascismo, salpimentada con dosis precalculadas de un bolivarianismo de escuela primaria, ha servido para adormecer las masas y enrumbar el proyecto autoritario y dictatorial del caudillo máximo. Pero no se ha dejado rincón sin escarbar. Se cambió el nombre del país y de sus instituciones. Se cambiaron los símbolos patrios, se cambió la moneda y se cambiaron las instituciones y la Constitución. Todo eso, con más prisa que pausa. La idea es no dejar que la gente respire, reflexione y reaccione.

Por otra parte, aprovechando el fallido intento de deslegitimar al Congreso, por la vía de la abstención, se ha utilizado a ese órgano de representación para colar, por allí, el control total de todos los poderes. Entre gallos y medianoche, se aprueban leyes de claro corte anticonstitucional. Se criminaliza todo intento de oposición. Se oculta el Registro Electoral y se mantiene a un CNE títere, que cuando se requiera, torcerá el resultado de los votos. Se implanta un Tribunal Supremo que se declara “socialista”, cuya misión es darle una apariencia de legalidad a cuanto desaguisado se cocine en Miraflores. Se cierran o amenazan con cerrar a los medios de comunicación y se implanta la autocensura.

En resumen, estamos cercados por los cuatro costados. Pero, por si acaso, para terminar de asfixiarnos, se persigue al sindicalismo, se destruye el aparato productivo nacional privado, se confiscan las divisas y se obliga a todo el mundo a depender de las dádivas de Cadivi. Ahora mismo, se están cambiando la Ley de Educación y la Ley de Propiedad. Ahora mismo hay entre 3 y 4 millones de venezolanos cuyos ingresos dependen, directamente, del gobierno. Pero también hay unos 15 millones de venezolanos que rechazamos ese modelo. ¿Habrá algo que podamos hacer? Su palabra vaya adelante, amigo lector.

Henry Cabello

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: