Obreros de Mamidel iniciaron huelga para exigir seguridad dentro de planta

CUMANÁ.- 65 trabajadores de la empresa Mamidel, situada en la Zona Industrial El Peñón de Cumaná, tomaron ayer sus instalaciones, cansados de adolecer de servicios médicos mínimos, así como de garantías de seguridad laboral.

Esta fábrica elabora autopartes para las ensambladoras Toyota (Cumaná) y Mitsubishi (Barcelona). Por lo general, cuando estallan conflictos laborales en Mamidel, se paraliza la producción en las mencionadas plantas automotrices por falta de piezas.

Daniel Fuentes, secretario general del sindicato de trabajadores de Mamidel, explicó que la paralización de actividades se debe al incumplimiento de varios puntos del contrato colectivo, todos alusivos a la seguridad.

“No contamos con ambulancia permanente, y ni siquiera tenemos comedor. Cuando alguno de nuestros compañeros se enferma o sufre un accidente, lo trasladan en una camioneta vieja a algún ambulatorio, y allí queda botado”.

El delegado de prevención del sindicato, Nixon Garel, aseguró que la empresa se ha negado a designar un delegado de seguridad industrial, que tiene como función elaborar y avalar informes sobre accidentes y enfermedades laborales.

Mientras esta figura no exista, no puede haber constancia de estos casos ante el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral (Inpsasel).

“Seis de nuestros compañeros sufren hernias, dos con amputaciones de dedos y tres con padecimientos músculo-esqueléticos. Tampoco han corregido que el área de soldadura esté al lado de los tanques químicos, por lo que tememos una explosión”.

Sin mesa de diálogo
Fuentes criticó que la Inspectoría del Trabajo suspendió una mesa de diálogo con la empresa, por lo que están paralizadas todas las negociaciones para resolver esos problemas.

Exigen, además, la permanencia de un médico y personal de enfermería de manera permanente.

El Tiempo intentó conversar con los encargados de Mamidel, pero los vigilantes de la empresa restringieron el acceso.

Uno de ellos entró a la planta, y a los pocos minutos salió diciendo que supuestamente los gerentes no iban a declarar a los medios.

Posteriormente, se trató de comunicar con el Inspector del Trabajo, Osman Palmar, pero mantuvo su teléfono celular
apagado.

ABRAHAM PUCHE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: