Lo que queremos

DESDE PUERTO LA CRUZ.- No tengo inconveniente en reconocer que a uno se le hace difícil la tarea de escoger tema para escribir cuando todo anda tan desbaratado. El problema es intentar ser positivo rodeado de tanta conflictividad ambiental. Pero los lectores merecen algo más que críticas o comentarios negativos.

De modo que me he propuesto tratar de descubrir cuál es la razón para que todavía exista tanta gente allá afuera, que sigue apoyando a su comandante. Como suele suceder, cuando uno busca, se encuentra no con una sino con una amplia variedad de razones. Sintetizarlas sería una tarea para sociólogos, psicólogos sociales, psiquiatras y otros especialistas en la conducta humana. Y sospecho que se llevaría varios tomos. Porque resulta que cada quien tiene una razón personal que lo motiva a seguir apoyando este desastre.

Quienes dicen que la explicación tiene su origen en nuestra propia forma de ser: Aprovechadora, ventajista, bochinchera, irresponsable y demás, tienen razón. También la tienen aquellos que encuentran motivos en el desastre de los partidos políticos que nos gobernaron durante los últimos 50 años. Otros aducen el resentimiento social acumulado. Otros más justifican la posición de casi tres millones de venezolanos que dependen directa o indirectamente del gobierno. Algunos piensan que el temor mantiene paralizados e insensibles a varios millones de ciudadanos. No falta quien diga que se trata de un odio visceral contra los Estados Unidos. Y siempre encontraremos a uno que otro que, realmente, cree que Chávez es la propia reencarnación de Bolívar.

Pero, cuando un lector me escribe afirmando no ser chavista, pero está convencido de que los ricos se ensañan contra los pobres y los despojan de sus posibilidades de ascenso y promoción social y económica, siento un campanillazo de alerta. Todos tienen razón, pero este lector, se me ocurre, que está más cerca de la razón valedera. He opinado varias veces que la economía es más una ciencia de la percepción social que de la realidad social. Es así, porque la percepción de la propia situación económica de uno, es relativa. Relativa tanto en el tiempo, como en el espacio. También hemos afirmado que la educación no es necesariamente la panacea.

Uno puede encontrar gente educada y pobre, así como hay ricos ignorantes. Además de eso, la educación formal, esa que se imparte en escuelas, liceos y universidades, no es necesariamente equivalente a cultura. He visto a más de un “doctor” arrojando basura desde la ventanilla de su vehículo. O que su cultura literaria no pasa de la Gaceta Hípica o de los muñequitos encartados en la prensa los domingos. Usted puede vivir en un rancho y sentirse más rico que el vecino de al lado, porque usted tiene nevera y el no. ¿Los que viven en la parte baja de los barrios son más ricos que los que viven en las partes más altas?

Continuaré el tema en próximas entregas, pero, mientras tanto, piense usted en lo siguiente: Los ricos del mundo existirían si no hubiera pobres contra los cuales compararse. Y viceversa. Pero como riqueza y pobreza son conceptos relativos, resulta casi imposible dibujar la línea de separación. ¿Quién es más rico, un asalariado que gane 4 ó 5 millones al mes o un buhonero que gana el doble de eso? Lo realmente importante, son las oportunidades que un país le brinde a sus ciudadanos para escapar de la pobreza. La seguridad social, la educación y las libertades. Podremos salir del rancho… ¿Pero el rancho saldrá de nosotros? Como dice Jon Lacasa: Ni de cuarta, ni de quinta, sino de primera. Un país de primera. Eso es lo que queremos.

henrycabello@gmail.com

Henry M. Cabello

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: