La batalla de 2010

DESDE CARACAS.- El presidente Hugo Chávez, como lo ha confirmado, se encuentra en medio de una nueva campaña electoral. Razones de peso en el ámbito nacional le colocan algunos retos particulares al gobierno. El tema de los servicios públicos, tales como el agua y la electricidad, que muchos venezolanos padecen dado los cortes, constituyen una suerte de caldo de cultivo para el descontento popular. Sin embargo, dicho descontento no puede traducirse en acciones concretas, debido a diversas carencias en el vecindario opositor. Los partidos y dirigentes de oposición deben entender la importancia de este momento político que vive este país, de cara al año próximo, que será decisivo en muchos sentidos.

La elección de una nueva Asamblea Nacional, en septiembre de 2010, marca un hito importante, y eso parece haberlo entendido el chavismo. Después del error cometido en 2005, cuando los partidos opositores decidieron no presentarse a las elecciones legislativas de ese año, y que eso diera paso a un parlamento “rojo, rojito”, el escenario del año próximo luce distinto. Los partidos opositores y diversas voces disidentes están enfilados para actuar electoralmente. Es decir, al contrario de lo que ocurrió en 2005, el chavismo no estará jugando en solitario en las elecciones parlamentarias.

Un reto para la oposición es canalizar la frustración que se vive en el país. El deterioro de la calidad de vida de los venezolanos debe tener como respuesta, de la dirigencia opositora, respuestas creativas y sustentables para que la población vea salidas a la presente crisis, y confíe en que hay alternativas al chavismo. El tema de los servicios públicos, convertirlos en verdaderos servicios y no en la calamidad actual, debería ser una de las banderas de la oposición. Podemos decir, que en 2010 se vivirá una verdadera batalla política.

El control absoluto del que ha gozado el gobierno en estos años sobre el resto de poderes públicos (Fiscalía, Contraloría, Defensoría, Tribunal Supremo, etc) justamente se debe a que gozaba de una mayoría total en el Parlamento. Al ver estas instituciones doblegadas ante el poder Ejecutivo, cobra importancia la división de poderes, con contrapesos ante el poder presidencial. Para ello, es indispensable tener presencia significativa en la Asamblea Nacional.

Una relación de fuerzas políticas más plurales, más diversas en el Parlamento tendrá como consecuencia natural un conjunto de poderes públicos que igualmente reflejen el pluralismo de la sociedad venezolana. Y lo más importante, que cumplan sus funciones en materia de fiscalización del poder ejecutivo.

Obviamente estas mismas cuentas debe estar sacando el chavismo. Por esa razón se acelera la aprobación de leyes, por esa misma razón se intenta mostrar a funcionarios electos democráticamente, como gobernadores y alcaldes, que están de manos atadas por todas las trabas oficiales. Con eso se intenta darle un mensaje al mundo opositor, se trata de un mensaje desesperanzador sobre el poder el voto. Ante todo esto la oposición debe jugar estratégicamente. No puede fallar en 2010.

Andrés Cañizález

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: