¡Hurra al joven alumno!

Desde Puerto La Cruz.- La creación de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), aldeas universitarias y extensión de la Unefa es parte de una solución compleja que la gerencia nacional desarrolla eliminando la autonomía universitaria y ampliando la dependencia de los recintos para con el mendrugo de presupuesto que aprueban como si estuviera inventando la cura de todos los males.

Las tuercas de esas instituciones respaldadas por los rojos, no han sido apretadas. Hace falta la excelencia en las aulas de Venezuela. Todos sabemos que hay un problema de educación y formación cultural muy intensa en la sociedad, el gobierno que tenemos no ve eso, no resuelve esos problemas.

Sale el muchacho de bachillerato con la idea moldeada de cuarto y quinto año cuando echó una ojeada al libro de opciones académicas que ingenuamente presenta la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), directo a buscar resultados para correr al alma máter que lo verá egresar triunfante y profesional.

Ingenuamente porque las condiciones de la educación superior pública no se dan abasto para tantos jóvenes que salen de los liceos del país.

Un recorte presupuestario sostenido desde la llegada del actual gobierno, y restricciones de todo tipo para la comunidad universitaria.

El bachiller se preinscribe en el sistema, pasa arduas semanas en colas y en muchas ocasiones ve su sueño frustrado al tener que retirarse a una institución privada por cuestiones no entendidas en una nación petrolera con inmensos índices de entrada de dinero por la venta de minerales: falta de cupos por infraestructura y recursos económicos.

Hacer maromas, trabajar por ahí y miles de etcéteras que sólo los entenderán los protagonistas de la familia, cuando el muchacho entra por la puerta con la noticia de que tiene que inscribirse en una universidad privada, son las aristas del milagro del que debe valerse el ciudadano pobre (ese gran 80% de Venezuela) para poder superarse en la vida.

Y a eso hay que hacer tajante referencia porque nuestros pueblos y zonas rurales están repletas de hombres y mujeres que forjaron su currículo académico a punta de tomar carrito, no perderse el autobús a las 4:00 am y 5:00 am y resolver con dos churupos en el bolsillo para el trajín del día y seguramente llegar a cocinar, lavar, limpiar, trabajar y estudiar. Un hurra al estudiante en su semana alegórica y emblemática.

Así como el joven alumno, las personas con otras labores y profesiones deben hacer magia para continuar con los días y poder llevar dentro de lo que cabe, una vida digna y humilde.

Tiene que haber un equilibrio entre la educación pública y privada, hay muchos que pueden costear una formación que al igual que la universidad estatal, es de buena calidad aunque lastimosamente el gobierno haya puesto esto último en entredicho.

www.angelarellano.tk

ÁNGEL ARELLANO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: