Trasladaron a Puente Ayala a 31 reclusos de Polisotillo

PUERTO LA CRUZ.- Tras casi 40 horas de trifulcas y negociaciones, las autoridades de la Policía Municipal de Sotillo, del estado y efectivos de la Guardia Nacional, retomaron anoche el control del comando policial.

La acción de los funcionarios no fue fácil. Tenían que respetar los derechos humanos de los 53 presos que todavía permanecían alzados dentro del recinto.

A media tarde de ayer, los tribunales de Control autorizaron el traslado a la cárcel de Puente Ayala, en Barcelonam de 31 reclusos involucrados en las revueltas registradas.

Los mismos son señalados como los cabecillas de las revueltas y con gruesos prontuarios.

Para concretar complicada, los policías ingresaron al recinto, tras lanzar bombas lacrimógenas. Lograron sacar a nueve reclusos. Pero los violentos seguían atrincherados en el calabozo principal.

A la sede policial llegaron efectivos militares en dos camiones para colaborar con el operativo. Pasadas las 6:00 pm, los familiares de los reclusos tomaron una actitud agresiva, por lo que los uniformados de verde tuvieron que dispersarlos de las adyacencias, usando equipos antimotines.

Martes de tensión
En horas de la mañana, el director de Seguridad Ciudadana del estado, Luis Méndez Herrera, junto con la fiscal X Penitenciaria, Nancy Monsalve y la defensora del pueblo, Brielsi Guzmán, constataron las condiciones de hacinamiento de los calabozos de Polisotillo.

Los funcionarios trataron de conciliar con los detenidos para que depusieran su actitud, pero los internos mantuvieron su comportamiento agresivo.

La defensora del pueblo, Brielsi Guzmán reconoció que el hacinamiento en las celdas y calabozos de las diferentes policías en el estado, es total.

Instó a la presidenta del Circuito Penal de Anzoátegui, Mirna Mas y Rubí, a reunirse con jueces, fiscales y defensoría del pueblo para buscar una solución al conflicto presentado en los retenes policiales. Indicó que estos recintos no están aptos para tener detenidas a personas hasta por dos años.

Una vez que la policía retomó el control de su comandancia -ayer pasadas las 6:00 pm- el alcalde Fuentes ofreció una rueda de prensa para participar a la comunidad el cese del conflicto y ratificar que “será enérgico con los tribunales, porque no estamos en disposición de recibir a más personas de las que podemos y mucho menos de alta peligrosidad”.

Sobre una mesa mostraron los resultados de la requisa realizada a los reclusos: celulares y cargadores; machetes, tijeras, cortauñas, droga y otros instrumentos punzopenetrantes.

Las instalaciones quedaron destrozadas, con varias paredes rotas, incluso hasta en las áreas administrativas.

“Necesitaremos hacer una inversión de recursos para recuperar las instalaciones. Mientras tanto, los reclusos que quedan (76) deberán ocupar un calabozo que vamos a improvisar. Esa cantidad de personas todavía es superior a nuestra capacidad que apenas alcanza para 30 personas”.

El alcalde subrayó que durante los dos días agotaron el diálogo y no quedó otra fórmula que la fuerza para evitar fugas o el cumplimiento de las amenazas de muerte.

Polisotillo todavía espera la respuesta sobre el traslado de otros 16 detenidos. Fuentes acotó que otros seis reclusos manifestaron su disposición de irse a la cárcel.

El pasado domingo, alrededor de las 10:00 pm, se registró el primer motín que duró cuatro horas, producto de las riñas internas por el control de las instalaciones.
Las aguas no se calmaron y el lunes -en horas del mediodía- los presos retomaron el camino de la violencia. Unos 50 detenidos se rindieron y salieron de los calabozos, mientras que 18 resultaron heridos.

La situación empeoró en la tarde de este martes, cuando los 53 reclusos que todavía permanecían apertrechados en el calabozo principal, terminaron por tomar las área administrativas de la policía.

Las autoridades negaron los rumores de muertes y reportaron un total de 21 heridos leves durante los hechos.

Terror
Los familiares manifestaron su descontento por la represión policial, pues temían por la vida de los presos.
Paulina Machado, madre de una detenida, sintió miedo por su hija embarazada, a quien detuvieron por estar junto con su hermano en un supuesto robo. “Yo la conozco y puedo defenderla. Ella salió a comprar unos zapatos. No puedo decir lo mismo de mi otro hijo y tapar el sol con un dedo”.

Moralis lara / eleida briceño

Anuncios

One Response to Trasladaron a Puente Ayala a 31 reclusos de Polisotillo

  1. como es ´posible que esta policia no tenga suficiente medidads de seguridad,los presos bien armados aqui falta mas policias honestos y decentes sin ofender que quieran hacer su trabajo profecionalmente sin estar vendiendo su moral por dinero ellos no todos son los que le facilitan a los presos armas y pare de contar todos lo que sea por tener para agredir. ‘como entonces disminuye la violencia .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: