“Los periódicos serán obligados a entrar por el carril del gobierno”

CARACAS.- Como sociólogo, cineasta y estudioso de los medios de comunicación, Oscar Lucien proyecta una versión optimista del futuro. La razón: ve que el gobierno ya está tomando cucharadas soperas de su propia medicina.

– Al cumplirse cinco años de la promulgación de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, pareciera que, por una parte, el gobierno ha logrado sus objetivos de controlar los contenidos; mientras que, por la otra, algunos medios habrían entrado por el aro de las limitaciones. ¿Para qué cree que ha servido realmente la Ley Resorte?
– Este instrumento se propuso como una norma para promover y garantizar la calidad en la programación de la radio y la televisión. Luego de cinco años los resultados han sido totalmente contrarios. No podemos decir que tenemos una mejor radio y televisión, sino ausencias notables que, incluso, van en contra de un precepto constitucional, como lo es garantizar servicios públicos de radio y televisión. Hemos visto que, en el caso de Tves, el mismo Presidente ha reconocido que no se ve. Desde el punto de vista del impacto real, no aporta calidad, ni garantiza equilibrio informativo, ni la diversidad de la opinión pública del país. Ha sido un saldo negativo, pues el usuario no ha sido beneficiado con un buen servicio. La Ley Resorte tiene una racionalidad punitiva. El resultado es que ahora tenemos menos medios, una terrible autocensura y una esfera de criminalización de la opinión.

Nueva mordaza
– ¿Cuál sería el próximo paso para incrementar, aún más, lo que algunos no dudan en llamar arremetida mediática gubernamental?
-Precisamente en estos días se anuncia una Ley de Cultura que tiene impacto, ya no solamente en la radio y la televisión, sino también en los medios impresos, los cuales se verán obligados a entrar por el carril de los contenidos que promociona el gobierno. En conclusión, laLey Resorte forma parte de un cerco a la libertad de expresión en Venezuela; un cerco que cada día se cierra más.

– ¿Se está cerrando el círculo de la hegemonía mediática del Gobierno?
– No basta con decretar ese proceso. Por un lado, el gobierno ha tratado de incrementar su potencial difusivo, a través del aumento de kilovatios en la cobertura de Venezolana de Televisión (VTV), la emisora de la Asamblea Nacional, Telesur y Vive TV, entre una gran cantidad de medios. Aparte, tiene la Radio Nacional, Yvke Mundial y el resto del sistema de radio y televisión comunitaria. Todos son parásitos de la producción gubernamental. Así y todo, la cobertura de Tves no llega a 1.5%.

– ¿Quiere decir que Tves no cumple con su eslogan, ni es un servicio social?
– Exactamente, existe una hegemonía comunicacional. Lo que le llega a la audiencia no es nada innovador. Vemos que las cadenas, como otro de los mecanismos de limitación de la libertad de expresión, cierran los medios privados y hacen que dos tercios del encendido se apague o se migre para el cable, ya que este público no está cautivo.

– ¿Entonces vendrán por la prensa?
– Definitivamente sí. No es una visión apocalíptica. Hubo unos amagos con la propuesta de Ley de Delitos Mediáticos que afortunadamente pudo frenarse porque hubo un rechazo casi unánime a esa propuesta de la fiscal general Luisa Ortega. Pero en los pasillos oficiales se sigue hablando de una ley de prensa que impondrían restricciones a los medios impresos.

Dique publicitario
– ¿Prevé algunos mecanismos de presión para frenar esta amenaza?
– Mientras exista un compromiso real de los anunciantes con los valores democráticos, que tengan la fortaleza y el coraje de no dejarse presionar o defender políticas informativas equilibradas y plurales. Hasta ahora eso está ocurriendo. También hay que tomar en cuenta que la libertad de expresión no es un tema de los periodistas y dueños de medios, sino de todos los venezolanos y está acoplada a otro derecho como es el de la información.

-Hay una hegemonía comunicacional que carece de rating, pero ello pareciera contrastar con una aparente apatía de la población. ¿Qué cree que pasará al final?
– El caso de Radio Caracas Televisión ilustra claramente lo que ha hecho el gobierno. Cuando esa frecuencia estaba en manos privadas, tenía una audiencia cercana a 30%. Cuando el Estado se apodera de esa señal (con Tves), el rating cae casi a cero. No basta con tener la posesión de la frecuencia de un canal ni con adueñarse de las instalaciones y equipos de transmisión. No hay manera de rescatar la audiencia de manera coercitiva.

– Pero, ¿hay apatía por parte de la población?
– No creo. El hecho de no encender la televisión oficial es una manera de manifestar. Puede haber autocensura, ciertos niveles de inhibición en algunas emisoras radiales y televisoras ante el poderío mediático del gobierno; es un poder que se expresa por la vía impositiva (Seniat, Conatel), o de la pauta publicitaria, que se utiliza para castigar o premiar políticas editoriales. A eso se agrega que el Estado se adueñó de la Cantv, un anunciante importante. Se ha incrementado el poder de control del Estado, aunque hay medios que todavía mantienen un espacio de libertad importante.

-¿Extrapolaría este panorama mediático a la situación política nacional?
– Hay que reconocer la condición de autonomía que mantienen algunos medios ante ese poder tan grande del Estado. Según las encuestas, el apoyo al Presidente va en franca caída, tanto así que ante unas elecciones parlamentarias que ya tienen fecha, el gobierno tiene miedo de perder la mayoría en la AN, a pesar de la trampa que hicieron al acomodar la normativa electoral. Esa ley es un búmeran.

-¿Se juega el gobierno el todo por el todo?
-Pareciera que sí, a juzgar por las medidas que ha anunciado últimamente. El tema de la guerra con Colombia es, aunque de pura retórica, dañino para todas las personas que viven y comercian en la frontera. Tampoco se miden las consecuencias del tema de la amenaza de nacionalización de la banca. El gobierno se juega unas cartas que lo colocan en un camino peligroso, ya que genera mayor inestabilidad y crispación. No es el ambiente recomendable para una elección.

– A propósito, ¿qué panorama vislumbra para septiembre de 2010, con los venideros comicios parlamentarios?
-Lo veo con bastante entusiasmo. Los sectores democráticos están logrando una propuesta unitaria, lo cual ha sido recibido con bastante beneplácito por parte del conglomerado no chavista. Hay una movilización importante del sector juvenil. Veo que la sociedad civil ha comprendido la enorme importancia de acudir a esas elecciones. Existe la posibilidad real de lograr un porcentaje importante de curules legislativas, que expresaría la correlación de fuerzas suficientes para recomponer el estatus democrático del país.

Anuncios

One Response to “Los periódicos serán obligados a entrar por el carril del gobierno”

  1. naty larez dice:

    las civilzacones se destrullen desde adentro.no son los gringo ni españoles somos los mismo venezolano.un error en querer siempre lo mejor nos llevo a la destrucion.la imajen de bolivar fue el engaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: