A la base

DESDE PUERTO LA CRUZ.- Hay quienes pretenden que nos convirtamos en un coro para repetir todos los ataques que el mandón de Sabaneta lanza, incesantemente, contra los acuerdos que el gobierno colombiano ha firmado con los EE.UU. Sabemos que esto no es más que una manera de distraer la atención de los venezolanos para que se olvide el momento por el cual atraviesa el país. La verdad es que es un intento vano porque la realidad es muy cruel y golpea sin descanso. Este gobierno será recordado como el que ha traído más calamidades y desgracias. Hace poco, leí en El Tiempo una noticia que tiene a mis paisanos de El Tigre apesadumbrados: El asesinato de la señora Souki. Esto no tiene nombre. Demuestra que el alma del venezolano ha sido infectada por un terrible hongo que se ha propagado gracias a la eficiente labor del emisor quien se ha encargado de preparar el terreno, de abonarlo y regarlo, para que las esporas malignas del odio tengan asegurada su reproducción. ¡Qué clase de socialistas! ¡Qué espíritu tan puro! ¡Qué humanitarios son! El hombre nuevo ha resultado ser un engendro, mezcla de Alí Babá, Atila, Nerón, Hitler y también, para ponerle condimento criollo, una buena porción de Boves. No en vano, el “hombre montaña” se abraza con el dictador de Irán, defiende al Chacal, es amigo de Mugabe, hermano de Gadafi, y ahora elogia a Idi Amín. Qué podemos esperar. De manera, mis amigos, que será tarea imposible que, tanto Uribe como Obama, echen para atrás los acuerdos firmados. Sabemos que los amigos de Chávez, los narco terroristas de las Farc, quienes acaban de masacrar a civiles, incluyendo niños, que iban en un autobús, están preocupados porque sus negocios estarán más vigilados y sus pasos también. Las bases no me preocupan. No creo que haya invasión, y si la hay, sólo una persona será responsable de dicho acto. Así tendrá una buena oportunidad para convertirse en héroe, cosa que parece buscar con empeño. Lo malo es que cuando la acción llega, el hombre termina por refugiarse en algún museo o busca la ayuda de la Iglesia para que le garanticen su vida o un avión. Con esto de las bases gringas me acuerdo de un viejo amigo de la infancia, Tony Verde, ya fallecido. Era muy ocurrente y tenía un chiste para cada ocasión. El loco Tony, jugando billar donde Esteban, en la segunda carrera sur de El Tigre, me echó este cuento: Era un juego de béisbol y el bateador fue llevado a la cuenta máxima de dos strikes y tres bolas, rápidamente. El hombre se afincó para esperar el siguiente lanzamiento, la bola llegó a la mascota y el umpire pegó aquel soberano grito: A la base. El hombre salió caminando para primera- y aquí Tony, mi amigo, señalando con el pulgar hacia atrás, decía: No, no. A “lavase” el paltó porque tú lo que estás es ponchao. Creo que algo parecido le dirán Uribe y Obama al bateador venezolano que pretende ganarles la base. P.S: Por un error involuntario de mi parte este artículo no salió publicado cuando correspondía. Pido disculpas. Por cierto, con esta última podredumbre que ha salido a flote, ¿Quedará algún semidecente que defienda a estos choros? PEDRO MANUEL VÁSQUEZ ORTA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: