Falta de previsión apaga la luz en América Latina

MEDELLÍN / COLOMBIA.- La falta de políticas a largo plazo y de cooperación regional amenazan con una crisis energética a Latinoamérica, donde ya algunos países presentan déficit eléctricos.

En este punto , coincidieron un grupo de expertos durante la feria internacional del sector que acogió la ciudad colombiana de Medellín el pasado 26 de noviembre.

“Creo que hay una crisis eléctrica porque en varios de los países no ha habido una inversión en las últimas décadas. Esta falta de inversión se está sufriendo”, aseveró el vicepresidente de Energía de Siemens para la región andina, Mario Jaramillo,

Para Luis Fernando Alarcón, gerente general de ISA, la empresa de distribución de energía más importante de Colombia, si bien todavía la región no está inmersa en una crisis considera evidente la falta de previsión política.

“No creo que haya una crisis generalizada y si uno mira los distintos sistemas hay diferencias importantes asociadas por lo general a las políticas a largo plazo”, aseguró Alarcón.

Consideró, por ejemplo, que en caso de Brasil “no se puede decir que haya una crisis”, pese al gran apagón del pasado 10 de noviembre.

“Lo mismo se puede decir de sistemas como el peruano o el chileno”, agregó.

De la misma opinión es el editor para América de la revista The Economist, Michael Reid, quien cree que por ahora sólo algunos países de la región sufren una crisis energética.

Para Reid, apagones como el de Brasil no responden a fallos estructurales del sistema, pero reconoce que “hay crisis eléctrica en Venezuela porque han manejado mal el sector, lo mismo que en Ecuador”.

Otro pecado
A la falta de previsión de los sistemas eléctricos para generar recursos se unen las medidas unilaterales por parte de algunos gobiernos para solucionar sus propios problemas en lugar de buscar alternativas y fortalecer las interconexiones regionales.

Así, la falta de cooperación regional supone un agravante.

Alarcón opina que existe “un potencial enorme que no se está aprovechando suficiente, entre otras cosas por problemas de comprensión política, aunque cada vez hay conciencia entre los gobiernos de la región de la importancia de los sistemas integrados y las interconexiones”.

Países como Colombia, que también pasan por situaciones de carencia eléctrica, están exportando energía a naciones vecinas como Ecuador o Venezuela, y creando interconexiones con otros como Panamá, ya que, como indica Jaramillo, en Colombia “sí que ha habido una inversión, una estructura importante sólida”.

En este sentido, Reid afirmó que la crisis de Venezuela y Ecuador “da una oportunidad a Colombia. Más allá de obstáculos políticos de corto plazo, si se tiene un sector eléctrico capaz de producir excedentes se puede pensar en la exportación”.

Así lo expresó también el ministro de Minas y Energía colombiano, Hernán Martínez, quien explicó durante la feria internacional del sector que se dispone “de un margen de producción para la exportación de electricidad atendiendo los mercados de países vecinos”.

En ese sentido coincidió Jaramillo, quien también ve claras las oportunidades de Colombia, aunque llamó la atención sobre las complicadas relaciones políticas de Colombia con sus vecinos.

“No podemos abstraernos de la dinámica política (…). Hay barreras que por lo pronto se ven bien difíciles de vencer”, advirtió el experto.

Una verdad
América Latina requiere de 10.000 millones de dólares anuales durante una década para dotar de energía eléctrica a los 100 millones de personas que actualmente carecen del suministro, afirmó el presidente de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER), Gabriel Argüello Ríos durante durante la 44 Reunión de Altos Ejecutivos, organizada por la Cier y la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) en Madrid el mes pasado.

Argüello Ríos indicó entonces que esos recursos económicos servirán para atender el ritmo de crecimiento de la demanda en la región, que es de 5% anual.

“El acceso a la energía en los países latinoamericanos todavía es bastante lejano a lo óptimo; 20% de la población no tiene energía eléctrica”, aseguró el dirigente del organismo internacional que agrupa a 230 empresas del sector públicas y privadas de Iberoamérica.

Argüello Ríos señaló que uno de los problemas es la falta de diversificación a la hora de generar energía, pues se concentra en la hidroelectricidad.

“En otros casos hay problemas por insuficiencia energética, simplemente los planes de desarrollo están atrasados frente al crecimiento de la demanda y empieza a haber racionamientos en el suministro de energía”, agregó.

Interconexiones fundamentales
Para el presidente de la Comisión de Integración Energética Regional, Gabriel Argüello Ríos, el principal problema para que se dé una integración energética de la región es la falta de interconexiones entre los distintos países.

Las interconexiones en proceso más avanzadas hasta ahora, precisó, se dan entre Colombia, Panamá, Ecuador y Perú; Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay; y México y Centroamérica.

Los especialistas destacan que la interconexión es el elemento básico para una integración física de la energía, tal como se lleva a cabo en Europa, encaminado hacia un mercado común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: