Inhabilitador inhabilitado

DESDE CARÚPANO.- Sentencia de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, redactado por el magistrado Dr. Luis Martínez Hernández, declara como ilegales las inhabilitaciones que ha estado dictando el contralor general de la Répública, Clodosvaldo Russián, contra dirigentes y militantes de la oposición que han ocupado o aspiran a ocupar cargos de elección popular. La sentencia de referencia establece que, en todo caso, la inhabilitación podría ser una pena accesoria para quien haya sido previamente sentenciado a prisión o presidio.

Oportuna la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, por cuanto el contralor Russián ha venido blandiendo tal arma contra los opositores al gobierno para impedirles optar a cargos o el ejercicio del cargo para el que hayan sido electos. Ahora mismo, de cara al proceso que ha de realizarse en noviembre de 2010 para la renovación de la Asamblea Nacional, el contralor Russián acaba de publicar otra de sus célebres listas, en ninguna de las cuales, ni por casualidad, aparece jamás ningún fanático, ningún seguidor del Presidente.

El contralor, cuya función es la investigación y la sanción legal de la corrupción y de los corruptos, ha evadido hasta hoy la satisfacción de tales obligaciones y, por el contrario, se desvela por desmentir las denuncias y las acusaciones que al respecto se formulan públicamente. Ha llegado hasta el extremo de calificar de falsas y mentirosas las investigaciones de Amnistía Internacional que clasifican al gobierno actual de Venezuela como uno de los más corruptos de la actualidad universal. Según él, se trataría de cuentos inventados por los opositores al régimen.

Van y vienen los escándalos que comprometen a figuras descollantes del régimen y hasta a parientes del Presidente, y el contralor Russián no se da por enterado ni pone en funcionamiento su despacho para investigar y sancionar los hechos denunciados. Ninguna prueba es válida para él en materia de cuestionamiento de las horrendas inmoralidades del actual gobierno.

El Plan Bolívar 2000 consumió millardos de bolívares en obras que jamás fueron ejecutadas. Gracias a ese plan se enriquecieron fabulosamente unos cuantos jefes militares a los que el Presidente había encargado de la ejecución del mismo. El central azucarero “Ezequiel Zamora”, en cuya organización participaron “técnicos” cubanos especialmente traídos con tal fin, también resultó en la desaparición de millardos de bolívares y el enriquecimiento ilícito de los presuntos ejecutores de la obra. Y que se sepa, en ninguno de tales casos apareció la obligada investigación.

Tampoco el escándalo de los “boliburgueses” de Fernández Barruecos, Chacón, Torres Ciliberto -con los cuales aparecen, entre otros, Adán Chávez y José Vicente Rangel. Al menos, ningún pronunciamiento ha formulado hasta ahora al respecto, como si el problema no fuera de su incumbencia, de su directa responsabilidad. O como si fuera ficción. Parece que lo suyo es ser fiel y leal hasta la muerte para que lo mantengan en el cargo. ¡Y al diablo la moral pública!

héctor strédel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: