Los santos sin velas

DESDE PUERTO LA CRUZ.- Los venezolanos siempre hemos sido solidarios. Sin exclusiones. Cada vez que ha sucedido alguna catástrofe natural en algún otro país, nos apresuramos a enviar ayuda material y humana. Se montan centros de recolección, se organizan, apresuradamente, los mecanismos, y la gente procede a donar comida, agua, enseres y medicinas. Siempre hemos confiado en que las autoridades encargadas de tales procesos, actuarán con honestidad y confiabilidad para que esos donativos lleguen a su objetivo sin que se pierda nada ni nada se quede en el camino.

Pero la descomposición social a que hemos llegado, de manos de esta robolución, nos hace desconfiar. En medio de la enorme tragedia que sacude al pueblo de Haití, hay quien manifiesta dudas acerca de la capacidad y la honesta eficiencia del actual gobierno para manejar los donativos humanitarios. Todavía está fresco en la memoria, el recuerdo de la tragedia de Vargas y de los incontables millardos asignados a la recuperación del litoral central.

La mayoría de esos recursos no llegó a su destino. Y la frustración se disolvió en polémicas y en acusaciones. Tal vez, nunca lleguemos a conocer la verdad. Y ojalá que esa duda no afecte el monto de nuestra colaboración. Venezuela no debe olvidar que fue gracias a la generosidad del General Petión, presidente haitiano, que los patriotas pudieron continuar la guerra de independencia en 1816.

Tampoco debemos pasar por alto que este terremoto le viene como anillo al dedo al régimen “sucialista”, para que nuestra población se olvide, momentáneamente, del terremoto financiero y energético que sacudirá a todos los habitantes de nuestro empobrecido país.

Ya veníamos padeciendo “de facto” de un racionamiento en la energía eléctrica. Los apagones se convirtieron en un asunto común en todo el territorio. Ahora, simplemente se regulariza, por decreto, lo que ya se venía aplicando en la práctica. Y me pregunto cómo harán los quirófanos en los hospitales cuando los cirujanos estén interviniendo un paciente. ¿Se paralizará el metro por cuatro horas cada dos días?

Pero también existe racionamiento en los alimentos y las bebidas. Aceite de maíz, azúcar, café, papel, agua corriente, cemento, piedra, arena y cuanta cosa haya tenido la desdicha de caer bajo el control de eso que llaman “Empresas de Producción Social” o de las ya famosas y desprestigiadas “Cooperativas”. A la lista habrá que agregar el papel de aluminio, las cabillas, el alambrón y el transporte por ferry. Hace rato ya que los carros y los dólares están racionados. Ahora le toca el turno a los bolívares. ¿Le tocará también al ron y la cerveza?
Todo un proceso de cubanización de nuestra economía y de estabilización de nuestra política. Con paso firme, los defensores del proceso nos van acostumbrando a la idea de que no hay nada que hacer mas que resignarnos. El pueblo dice que tendremos que acostumbrarnos a alumbrarnos con velas. Pero las velas no enfrían neveras. Ni aire. Ni mueven bombas. Y también olvidan que las velas se hacen con parafina que se produce aquí en Anzoátegui, en la rojita refinería de San Roque, cerca de Anaco. Y que como todo lo rojito, no logra producir ni siquiera lo suficiente para abastecer al mercado religioso, mucho menos satisfacer la demanda aumentada por la falta de luz.

Para colmo, las empresas privadas que fabrican velas, temen la llegada de una nueva EPS, para hacerles competencia, que será construida en San Joaquín. De modo que o mudamos los santos al comedor, o comemos en la sombra, o dejamos a los santos sin velas.

henrycabello@gmail.com

Henry M. Cabello

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: