24 meses tiene varado el Proyecto Endógeno Pesquero de Maurica

BARCELONA.- El próximo 26 de enero, el Proyecto Endógeno Pesquero Núcleo Maurica de Barcelona cumplirá dos años de haber sido inaugurado por el ex alcalde de Bolívar, José Pérez Fernández, y el gobernador Tarek William Saab. Ese día echaron al mar siete embarcaciones que actualmente están varadas en los muelles de sus comodatarios.

24 meses han resultado insuficientes para que las autoridades locales lograran la consolidación de la obra, que fue presentada por Pérez en el Gabinete Móvil Presidencial realizado en Cumaná en mayo de 2005, y que comprendía la extracción, distribución y venta de pescado a bajos precios a través de cooperativas. Se estimaba la producción de 70 toneladas mensuales de rubros del mar.

La obra implicaba la construcción de un muelle, siete peñeros, un centro de acopio, la compra de motos, entre otros.

Fue a mediados de 2009 cuando el proyecto, que contó con una inversión superior a los Bs.F 8 millones, inició la comercialización de especies marinas. Pero la venta duró poco, porque la cava de refrigeración se dañó a principios de diciembre.

Este es el último obstáculo que ha enfrentado el centro pesquero, dijo Cruz Bastardo, a quien la alcaldesa Inés Sifontes le encomendó la administración del núcleo el pasado 6 de enero.

Actualmente, cuatro de los peñeros están fuera de Maurica, cuyo muelle no está acondicionado y el fuerte oleaje puede deteriorarlos. Otro bote está en la Bahía de Pozuelos y dos en reparación. Cada uno tiene capacidad para transportar cinco toneladas.

A esto se suman las trabas burocráticas. Bastardo indicó que las embarcaciones no están en alta mar porque aún no cuentan con la permisología de la Capitanía de Puertos y de otros organismos afines, para poder zarpar.

Explicó que ya fueron consignados los requisitos que exigen los entes. También esperan que la Sindicatura termine de elaborar los contratos de cesión de los peñeros a los pescadores beneficiados.

Además, varias de las 26 motos que se compraron para la distribución de los productos marinos en los sectores están averiadas, por no haber sido utilizadas nunca y el salitre las deterioró.

Otro de los grandes inconvenientes que han frenado la consolidación de la obra, es que fue construida por la empresa Astilleros de Oriente en unas instalaciones privadas. Por ello el ayuntamiento gestiona desde mediados de 2009 la compra de la edificación. Las cinco unidades cavas con que cuentan también son de la compañía.

“La compra la tramita Sindicatura y Contraloría municipal porque la alcaldesa tiene buena disposición de adquirir estas instalaciones debido a que el sitio estratégico para que el núcleo opere. Mientras, tenemos firmado un contrato de arrendamiento”, dijo Bastardo.

La empresa dueña del inmueble estima recibir cerca de Bs.F 6 millones por la venta de la sede, pero hay un avalúo de las edificaciones que analiza la alcaldía para hacer la compra.

Tampoco se han generado los 365 empleos directos y 1.095 indirectos, que se estimaba cuando el proyecto fue inaugurado.

Duró poco
A pesar de este rosario de limitaciones, Bastardo aseguró que durante los tres meses que duró operativo el núcleo expendían diariamente entre 800 y 1.200 kilos de especies marinas. Los fines de semana se reporta el mayor número de ventas. Espera que antes de que culmine el año reanuden la comercialización.

Hasta ahora han vendido sierra, carite, catalana, pargo, roncador, bagre, camarones, picúa, mojarra, corocoro, cazón, tajalí, raya y otras especies que traen esporádicamente los pescadores.

Quienes residen en las comunidades Las Casitas, Los Astilleros, Cumanagotos, Caño Salao, Brisas del Mar y Los Totumos, aledañas a Maurica dicen que no han visto los resultados de la inversión hecha por la alcaldía y el Ejecutivo nacional que aportó Bs.F 3.6 millones del total invertido.

Las moradoras de Los Astilleros, Josefina de Sánchez y Carlota Rodríguez, dicen que las motos que tiene capacidad para transportar 50 kilos, nunca han visitado el sector.

“Yo nunca he escuchado que allí estén vendiendo pescado, porque las embarcaciones estuvieron un tiempo ancladas en el muelle y después no las vimos más”, dijo Rodríguez.

Luis Rosas y José Castillo, quienes tienen parientes pescadores que residen en Caño Salao y Maurica, dicen que sus familiares no han zarpado porque no cuentan con equipos de pesca y no tienen para comprar combustible para los peñeros.

Bs.F 2 es la ganancia
Desde mediados de 2009, cuando el Proyecto Endógeno Pesquero Maurica de Barcelona inició su operatividad, la administración del núcleo le compró a los trabajadores del mar el kilo de especies marinas a bajos costos y luego lo vende a los habitantes de la jurisdicción con un incremento de Bs.F 2 por kilogramo. “Este recargo de dos bolívares se usa para cancelar los gastos de mantenimiento y funcionamiento y para el pago del personal”, acotó el administrador Cruz Bastardo. El rubro es comercializado en los sectores aledaños al lugar y en las parroquias foráneas de Bolívar.

Inicio con tropiezos

Cuando fue inaugurado el Proyecto Endógeno Pesquero Núcleo Maurica de Barcelona, se reparó el muelle del lugar y se constituyeron y adiestraron 73 cooperativas, cuya función sería la pesca y posterior distribución del alimento en 50 comunidades (24%) de 217 que posee Barcelona. Han pasado 23 meses y aún las asociaciones no logran consolidarse en la captura de especies ni en el expendio a bajos costos. Este también sería convertido en un centro comercial popular, en el que funcionarían redes de distribución alimentaria, pero sólo está Pdval.

El 26 de noviembre de 2008, los integrantes de 17 Consejos Comuna les (CC) del sector Brisas del Mar y de comunidades pesqueras de Barcelona, tomaron las instalaciones pesqueras con el fin de realizar una inspección para constatar que efectivamente nunca había estado operativo. En esa oportunidad, pidieron a las autoridades locales que expropiaran la empresa social que opera en el proyecto y pasara a ser administrado por los pescadores y las comunidades organizadas, aledañas a Playa Maurica.

18
bolívares
fuertes, es el costo del kilogramo de sierra, en las instalaciones del el Proyecto Endógeno Pesquero Núcleo Maurica de Barcelona, que fue inaugurado el 26 de enero de 2008. Sin embargo, fue en el último trimestre de este año cuando el inició sus operaciones y la comercialización de especies marinas a bajo costo.

Consecuencias
El 19 de julio de 2009 la Asociación de Pescadores de Lechería, en Urbaneja, aseguró que la falta de centros de acopio en la zona norte (Barcelona, Puerto La Cruz, Lechería), genera como consecuencia que el producto llegue a manos de los consumidores al doble de su costo real. José Herrera, presidente del gremio y quien fue el vocero oficial, explicó que el elevado costo es resultado de la cadena de la actual comercialización. Aseguró que los caveros especulan con los productos.

NATHALIA GUZMÁN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: