Coloquio de maestro

DESDE CUMANÁ.- Seguro que cuando les hablas a tus muchachos puedes estarles infligiendo el peor castigo y no te has dado cuenta. Si te detienes y coloquias contigo, podrás tener certeza de que sí, más aún cuando tu palabra va por un lado y la de ellos va por otro.

“¡Cuánta nota discordante! ¡Cuánto desafinas mi querido maestro!”, te grita alguien desde muy dentro de ti. No hay duda de que muchos docentes se hacen esclavos de las manidas frases de todos los días, de izquierda a derecha, como palíndromos se las repiten y a nadie dicen nada. Cada día esos jóvenes llegan distintos a tu clase y tú siempre igual, sin encontrar las aguas de Heráclito para dejar de ser el mismo de todos los días.

¿Tus proyectos pedagógicos están permitiendo construir saberes significativos? ¿Esos proyectos de aprendizajes renuevan tu catálogo de decires en el aula, como para que tu palabra interese a tus muchachos? Tu monólogo, éste que te propongo, te puede dar la respuesta, cosa de que todos los días tus alumnos te encuentren fresco y renovado.

Para tus reflexiones, te arrimo esto: Cómo hablar de aprendizajes significativos para tus alumnos si resulta que los que adquiriste en la academia bien poco que lo son. Te lo he escrito en otras oportunidades y te insisto en ello hoy. Eso de tu reticencia para el cambio es más de actitud que de ignorancia; no es verdad lo de tu escasa formación. Las maestras de nuestros padres y abuelos no tuvieron los medios e instrumentos para acceder a la información, ni llegaron a conocer de corrientes de pensamiento, ni de enfoques pedagógicos, mucho menos de paradigma interpretativo, fenomenológico o cualitativo, como decía Montaigne, tenían más una cabeza bien puesta que una cabeza repleta. No jugaban a los roles, los asumían plenamente. Sus actividades docentes y de vida eran representaciones de sí mismo, lo que proyectaban a sus alumnos era la misma imagen del espejo donde podían mirar la suya interna. Quién no da así luces. Con alguien así, quién no aprende de valores. El maestro era reflejo de la sociedad de la época. La postmodernidad deconstruye lo viejo y nos reinventa otro modelo y otro orden de vida.

Lo estamos descubriendo en lecturas, clases de postgrado, seminarios, talleres, trabajos de investigación, sin embargo todos esos conocimientos no te han transformado, ni te han hecho cambiar esas vetustas estrategias metodológicas. Ahora, lo que no podemos constatar es si esos conocimientos han seguido esa escala gradual del entendimiento que construyó sabiamente Don Juan de Mairena, pero asumamos que todos mejoraron tus entendederas. Entonces, pregúntate: ¿Qué pasa en el aula?

¿Por qué la violencia ocupa cada día más espacios en la escuela? ¿Se invirtieron los roles, a la escuela como que la están moldeando los malvivientes? ¿En vez de socializar, a ella la están disociando? Si quieres, de verdad, transformar la escuela para convertirla en un lugar más agradable para ese niño y ese joven, hay que sacudirle sus cimientos. Tú, la familia y la comunidad son los que pueden hacerlo, sin necesidad de teñirle ninguna ideología extraña a la idiosincrasia de esos muchachos.

Con recuperar y proteger a la familia (ahí sí hace falta un Estado fuerte), contigo siendo auténtico y poniendo en ejercicio o hacer significativas tus nuevas entendederas les bastaría a las instituciones educativas para transformarse y recuperar sus espacios perdidos.

Coloquia contigo, maestro, a lo mejor descubres que la sociedad te exige lo que ella no es capaz de dar, entonces díselo. Y que tu lengua no sea el peor castigo para tus muchachos.

yonnydg@gmail.com

yonny galindo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: