Mensaje económico dio Obama en discurso de Estado de la Unión

WASHINGTON.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó ayer que “la guerra se acerca a su fin” en Irak y los soldados de su país “vuelven a casa”, mientras que en Afganistán “tengo confianza en que tendremos éxito”.

En su esperado discurso sobre el Estado de la Unión, el primero de su mandato, Obama indicó ante ambas cámaras del Congreso que “estamos entregando Irak de manera responsable a su gente” y recordó que “para finales de agosto todos nuestros soldados habrán partido de Irak”.

Obama había basado su campaña electoral presidencial de 2008 en buena parte en sus promesas de poner fin a la guerra en Irak, donde entonces se encontraban cerca de 150.000 soldados.

El año pasado anunció la salida de las tropas de combate para finales de agosto, y la marcha de los últimos soldados para finales de 2011.

El presidente estadounidense, que hizo escasas referencias a la política exterior en un discurso de corte eminentemente económico, aludió también a la lucha contra el terrorismo y la guerra en Afganistán, donde el pasado diciembre anunció el envío de más de 30.000 soldados adicionales.

Allí, aseguró, los soldados estadounidenses podrán empezar a regresar en julio del año próximo.

“Recompensaremos el buen Gobierno, reduciremos la corrupción y apoyaremos los derechos de todos los afganos”, sostuvo el presidente estadounidense, que reconoció: “Habrá aún días difíciles por delante, pero tengo confianza en que tendremos éxito”.

Obama aludió también a la lucha contra el terrorismo, en particular tras el intento de atentado contra un avión que cubría la ruta Amsterdam-Detroit el día de Navidad pasado, y aseguró que “reparamos fallos inaceptables revelados por ese ataque fallido, con mejor seguridad aérea y acciones más rápidas de nuestros servicios de inteligencia”.

Aludió a la amenaza que representan las armas nucleares para advertir a Irán que si continúa haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales “encararán consecuencias cada vez mayores”, al igual que Corea del Norte “afronta un aislamiento mayor y sanciones más fuertes, que se hacen cumplir rigurosamente”.

En su discurso, Obama apenas mencionó a Haití, donde ha enviado equipos de auxilio y soldados tras el fuerte terremoto del pasado día 12. Sí recordó que “cerca de 10.000 estadounidenses colaboran con muchos países para ayudar a la gente de Haití a recuperarse y reconstruir el país”.

Pero en un gesto hacia esa nación, en el palco de la primera dama, Michelle Obama, se encontraba entre una treintena de invitados el embajador haitiano en Washington, Raymond Joseph.

Obama pide el fin de la ley contra los homosexuales
Barack Obama pidió el fin de la ley que impide que los homosexuales que reconozcan serlo se alisten en las fuerzas armadas del país.

“Este año trabajaré con el Congreso y nuestras fuerzas armadas para derogar finalmente la ley que niega a los estadounidenses homosexuales el derecho de servir al país que aman por ser quien ellos son”.

El cambio de esa política es una de las demandas más insistentes de los grupos de defensa de los derechos de los homosexuales, que reclaman a Obama desde su llegada al poder que pida al Congreso que modifique la ley, como había prometido cuando era candidato presidencial.

La política actual, conocida como “dont ask, dont tell” (“no preguntes, no lo digas”), permite a los homosexuales ser miembros de las fuerzas armadas, pero siempre que no confiesen su orientación sexual. Los comandantes tampoco pueden preguntarles al respecto.

La ley fue firmada en 1993 por el entonces presidente demócrata Bill Clinton, como un término medio entre la prohibición de tener soldados homosexuales, como querían los mandos militares, y la propia predilección del mandatario de permitir su presencia sin cortapisas.

Actualmente hay 66.000 hombres y mujeres homosexuales o bisexuales en las fuerzas armadas estadounidenses, según un estudio del Instituto Williams de la Universidad de California, en Los Ángeles, divulgado el martes.

Reforma sanitaria
El presidente de EE.UU instó al Congreso a revivir la reforma sanitaria, pese a que los demócratas han perdido la mayoría absoluta en el Senado que garantizaba su aprobación.

“No abandonemos la reforma. No ahora. No cuando estamos tan cerca. Encontremos una vía para unirnos y completar el trabajo en beneficio del pueblo estadounidense”, afirmó Obama.

Creación de empleo será su prioridad este año
La creación de empleo será el objetivo “número uno” en 2010, para el mandatario estadounidense y pidió al Congreso un proyecto de ley que estimule las contrataciones.

“El empleo debe ser nuestro objetivo número uno en 2010 y por eso pido este año un proyecto de ley para la creación de nuevos trabajos.

El desempleo asciende el 10 por ciento de la población actualmente en Estados Unidos, pero numerosos expertos creen que aumentará, pese a que la economía ha vuelto a crecer.

El mandatario propuso usar 30.000 millones de dólares de las ayudas devueltas por Wall Street para que los bancos comunitarios, que son pequeñas entidades locales, extiendan más créditos a las empresas.

También propuso un incentivo fiscal para las empresas que realicen contrataciones o eleven los salarios y rebajas tributarias para fomentar la inversión.

Obama reiteró la importancia de llevar a cabo una reforma financiera “seria” y prevenir la “irresponsabilidad” que casi hundió la economía estadounidense.

“No estoy interesado en castigar a los bancos, estoy interesado en proteger a nuestra economía”, dijo el presidente.

Obama ha propuesto la imposición de un nuevo impuesto a las grandes entidades financieras, así como restricciones en sus operaciones, para disminuir el riesgo.

El gobernante afirmó que si la ley de reforma financiera que apruebe el Congreso no es “una reforma real” no la firmará y pedirá otro proyecto a la Legislatura.

También pidió a los congresistas la aprobación de un proyecto de ley sobre energía y cambio climático que dé incentivos para la producción de biocombustibles y tecnología de carbón “limpio”.

“Déficit de confianza” en el Gobierno de Washington
Barack Obama, dijo que los estadounidenses sienten “un déficit de confianza” en la forma en la que opera Washington.

“Tenemos que reconocer que afrontamos algo más que un déficit de dólares ahora mismo. Afrontamos un déficit de confianza, dudas profundas y corrosivas que han crecido durante años sobre la forma en la que funciona Washington”.

Pide más restricciones a las contribuciones que grupos de interés pueden dar a los políticos y más transparencia en sus contactos con ellos.

También insta al Congreso a aprobar una ley que restablezca los límites a las donaciones electorales que pueden hacer empresas y grupos de presión, que fueron eliminados recientemente por el Tribunal Supremo.

El presidente admite que 2009 “fue uno de los años más difíciles” de la historia, pero dice nunca haber estado tan esperanzado sobre el futuro del país como ahora.

“Cuando termine de hablar, más estadounidenses habrán perdido su seguro de salud. Millones de personas lo perderán este año. Nuestro déficit aumentará”, señala Obama.

“No abandonaré a esos estadounidenses y tampoco lo deben hacer las personas de esta cámara”, afirma, en referencia a los congresistas.

EFE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: