Los ingresos propios sólo ponen parches al presupuesto universitario

CARACAS.- Que las universidades autónomas del país logren mejorar su estatus económico y superen el déficit de ingresos que arrastran año tras año, a través de la autogestión, es considerado por parte de sus autoridades y docentes como una utopía.

Para el vicerrector Administrativo de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Bernardo Méndez, lo obtenido por esta vía son sólo “parches” que permiten rendir “un poco más” un presupuesto que se ha mantenido invariable en el tiempo. “Políticamente se ha pretendido tratar de dominar y controlar a las universidades a través de la asignación presupuestaria, lo que ha dado origen a que se haya limitado la capacidad operativa de estas casas de estudios”, alegó.

Destacó que actualmente más de 80% de los recursos otorgados por el gobierno para estas instituciones son destinados al pago de nómina y seguridad social, mientras que la parte operacional sólo recibe entre 12% y 15%.

Porcentaje “pírrico”
La presidenta de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu), Rita Áñez, detalló que de acuerdo con la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu), por la vía de la autogestión las casas de estudios superiores obtienen entre 2% y 3% -con tendencia a veces a subir a 6%- de los recursos que requieren para su funcionamiento ordinario.

“Es imposible que la universidad produzca lo que necesita para mantener sus puertas abiertas. No obstante, a través de este mecanismo sí se puede colaborar y asumir gastos que no comprometen nómina, servicios estudiantiles, de salud e investigación”.

Explicó que existen tres áreas o fuentes de recursos propios: el alquiler de las zonas rentales (edificaciones y estadios, entre otros), los convenios con los sectores productivos de la región para formar al personal; y la asistencia técnica especializada a proyectos de envergadura.

Destacó que la autogestión les proporciona a las universidades un valor agregado importante para mantener activo su vínculo con el entorno, además de ser una “excelente manera de poner en práctica nuestros conocimientos al servicio de la nación y es una buena manera para que nuestros estudiantes hagan pasantías”.

Sin embargo, insistió en que el Estado es el que debe garantizar una educación gratuita y de calidad a través de un presupuesto justo y acorde con la realidad económica del país.

El ministro de Educación Superior, Luis Acuña, reconoció que aunque la autogestión universitaria es viable, es muy difícil que las instituciones del país puedan alcanzarla.

“No creo que nosotros podamos hacer de la universidad una empresa de tal magnitud que sea capaz de sostener su condición de compañía y de paso producir suficientes dividendos como para atender la demanda de la educación. Pero sí puede ayudar a formar asesores, por ejemplo, a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y por ello recibir recursos”.

Aseguró que no se molesta o incomoda por la exigencia de mayor presupuesto por parte de las casas de estudios superiores, pues es responsabilidad del Estado financiar la educación. “Para mí no es un exabrupto que los rectores necesiten más dinero para cubrir deficiencias que puedan tener. Mi inconveniente es cómo conseguir más dinero”, explicó.

En la UDO, la investigación genera recursos
La vicerrectora administrativa de la Universidad de Oriente (UDO), Thaís Pico, dijo que esta casa de estudios realiza varios programas de autogestión que le permiten financiar áreas específicas.

“Nosotros, a través de nuestras coordinaciones científicas y de investigación, realizamos proyectos que generan recursos para estas mismas unidades académicas”, dijo.

Estos planes se desarrollan a través de Fundaudo, instancia que, entre el conjunto de sus tareas, presta servicios técnicos de asesoramiento, apoyo y consultas a pequeñas y medianas empresas o cualquier otro ente que los solicite.

Pico agregó que también mediante los postgrados obtienen dividendos que son reinvertidos en la biblioteca, pago a profesores y material de trabajo, entre otros conceptos. Estos estudios, como sucede en otras universidades públicas, no son gratuitos (como en el área de pregrado), sino que conllevan un pago por parte de los cursantes.

La vicerrectora aclaró que no todos los proyectos de autogestión emprendidos por la UDO son para lograr ingresos propios, pues también realizan programas sociales para tener mejor vinculación con el entorno. “Tenemos planes en las áreas de la salud y de trabajo con la comunidad”.

Explicó que estas acciones tienen como norte contribuir a atender necesidades y problemas de las comunidades menos favorecidas.

MARIELA VÁZQUEZ

Anuncios

One Response to Los ingresos propios sólo ponen parches al presupuesto universitario

  1. rafael aleman dice:

    por que no se potencializan mas los recursos tecnologicos de nuestras universidad, por ejemplo no podemos elaborar productos agropecuarios de buena calidad que por lo menos se distribuyan en el mismo seno de los nucleos, la misma universidad no conoce con que recursos tecnicos cuenta en los diferentes nucleos y las empresas para universitarias que paso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: