Pacientes esperan hasta tres horas para recibir atención médica

CUMANÁ.- Para Francis Rodríguez la salud de su hijo de tres años “no es un juego”. Ella se levantó ayer las 5:00 am para llevar a su pequeño a una consulta con el pediatra en el Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá (Huapa) de Cumaná.

Rodríguez vive en Cumanacoa, municipio Montes. Desde esa localidad hasta la capital sucrense hay por lo menos una hora de viaje. El chequeo que le hace a su niño es mensual.

El inquieto muchachito padece de tres hernias y no pudo ser visto por el especialista debido al paro indefinido de médicos que se inició este miércoles.

“Cuando llegué al hospital, a las 8:30 am, me acerqué a las enfermeras para preguntarles ¿por qué el consultorio del doctor Milano estaba cerrado?, me dijeron que tenía que volver en marzo ya que los médicos estaban de huelga porque la Gobernación no les pagaba desde octubre”.

“Gasté casi Bs.F 200 en exámenes que se perdieron, ahora de aquí a marzo tendré que hacerle otras pruebas”, dijo Rodríguez, quien evaluaba la posibilidad de llevarlo a una clínica privada ya que le preocupa la salud del infante.

Historias similares a ésta se repiten desde ayer en el Huapa. A pesar de que el gremio médico garantizó el funcionamiento de las salas de emergencias de 464 recintos de salud de la entidad, la cantidad de galenos que labora es insuficiente para atender las necesidades de los ciudadanos.

Ayer un grupo de médicos se apostó frente al nosocomio cumanés, portando pancartas alusivas a sus reclamos. Cerraron la avenida Bolívar por cinco minutos y luego retornaron al recinto.

Uno para todos
En el ambulatorio de Las Palomas sólo hay un profesional de la medicina para atender a 120 personas que van a diario. Esa dura labor la cumple Valmore Martínez, quien es oriundo del estado Zulia. Llegó a la entidad sucrense hace casi dos décadas para cumplir su sueño de ejercer la medicina. Sin embargo, calificó como “fatal” los dos últimos años de la gestión gubernamental en el área de la salud, y aseguró que está pensando seriamente en la posibilidad de irse del estado ante “la falta de compromiso del gobierno regional en cumplir el contrato colectivo pactado en 2008”.

En el ambulatorio Salvador Allende, ubicado al norte de la capital, también un solo galeno se ocupaba de la guardia, pero El Tiempo no tuvo acceso a su cubículo.

En el dispensario Arquímedes Fuentes Serrano, conocido como Ayacucho, de la comunidad de Cumanagoto, la situación es más complicada.

Según su director, Oscar Bruzual, el centro asistencial localizado al noroeste de Cumaná, “tiene un área de influencia de 50% de los pacientes del municipio capital”.

El médico no se opone a la lucha gremial, pero piensa “que es demasiado pronto para tomar una decisión tan drástica como una huelga”.

Con optimismo, Bruzual invitó a sus colegas a mantener la calma y exhortó al ente rector de la salud de la entidad a cumplir sus promesas.

El ambiente que se observaba ayer en la sala de emergencias del ambulatorio Ayacucho era tenso cerca del mediodía. Un grupo de personas que se apostó en el portal que separa al lobby de los consultorios, criticaba la lentitud con la que eran atendidos.

Diolvis Canache, proveniente de Mochima, dijo que tenía al menos tres horas esperando pasar a la emergencia. La joven de 18 años tenía unas ampollas en las piernas y ante la imposibilidad de ser atendida criticó a los médicos.

A su juicio, los galenos “nunca deberían abandonar sus puestos de trabajo”.

Extraño suceso
En un recorrido por las instalaciones del Huapa, El Tiempo conoció que la oficina donde funciona el departamento de Informática de Fundasalud se había incendiado.

Según el coordinador regional de Informática del estado Sucre, Carlos Navarro, el siniestro ocurrió a las 4:00 am.

Un vocero que no se identificó explicó que en ese despacho se encontraban almacenadas las nóminas del personal de Fundasalud. A través de los servidores, el ente provee de Internet a los dispensarios del municipio.

Al cierre de esta edición, el presidente del Colegio de Médicos de Sucre, Rafael Peroza, reafirmó que el paro continúa y que las autoridades regionales no les habían dado aún respuestas a sus reclamos.

El Tiempo intentó contactar vía telefónica a Adolfredo Alpino, director de Fundasalud, y con el director ejecutivo del ente, Enrique Guerra, pero los intentos fueron infructuosos.

Los 696 médicos del estado exigen la cancelación del aumento salarial decretado en 2008 por el presidente Chávez, y el bono de permanencia de Bs.F 800 mensuales para los rurales, internos y residentes.

Opinión
Según Valmore Martínez, médico del ambulatorio Las Palomas, “muchos pacientes creen que no los queremos atender pero ¿cómo hacemos para revisar a casi 100 personas por día y no presentar retrasos? El paro no es nuestra culpa”.

Detalles
15 Médicos atienden en el ambulatorio Arquímedes Fuentes Serrano localizado en el sector Cumanagoto. Según su director, Oscar Bruzual, “afortunadamente sólo un galeno se incorporó al paro” iniciado el miércoles. Esta estructura de salud, también conocida como ambulatorio Ayacucho recibe 50% de la población de pacientes del municipio capitalino.

JULIO ALBERTO GIL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: