En medio de serios roces se crea nuevo bloque de unidad regional

PLAYA DEL CARMEN / MÉXICO.- Los pilares de una nueva comunidad de estados latinoamericanos y caribeños quedaron ayer instalados en la Cumbre del Grupo de Río, que aprobó una decena de declaraciones y acordó intermediar en las diferencias entre Colombia y Venezuela.

Pese a los esfuerzos del anfitrión, el presidente mexicano, Felipe Calderón, por dar una imagen de unidad regional, las diferencias entre los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, y de Colombia, Álvaro Uribe, pusieron de manifiesto el largo camino que queda para la integración, proceso que ahora impulsará Chile al asumir la secretaría pro témpore del Grupo de Río.

Aunque al nuevo organismo se le bautizó en esta cumbre como Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el nombre de la nueva entidad, de la que no formarán parte ni EE UU ni Canadá, se definirá en próximos encuentros.

La intención de los participantes es que esta entidad, en la que se pondrán a trabajar para que esté conformada en las cumbres de Venezuela (2011) o Chile (2012), asuma el “patrimonio” del Grupo de Río y la Cumbre de América Latina y el Caribe (Calc).

Calderón afirmó que “en tanto no culmine el proceso de constitución del organismo se mantendrán el Grupo de Río y la Calc de forma unificada con sus respectivos métodos de trabajo.

Conflictos y avances
Respecto a Colombia y Venezuela, para limar las asperezas entre Uribe y Chávez, que tuvieron un altercado durante la cena de la sesión inaugural de la cumbre, los líderes de la región acordaron designar al presidente dominicano, Leonel Fernández, para dirigir un grupo de amigos que mediará en la crisis entre los dos países.

En rueda de prensa, Chávez aseguró que el incidente, surgido después de que Uribe comparara el bloqueo de Estados Unidos en Cuba con el trato que reciben en Venezuela las empresas colombianas, “no mancha para nada, ni opaca, el triunfo de la cumbre”.

Agregó que está dispuesto a conversar con Uribe para superar la situación generada y consideró que “para los dos es una obligación”. No obstante, lamentó el “doloroso” y “penoso” incidente, pero dijo que se debe responder cuando “te escupen en la cara”.

Acordada la tregua, por lo menos en México, entre Venezuela y Colombia, el presidente de Bolivia, Evo Morales, salió a hacer el último aporte a la polémica al acusar a Uribe de ser “un agente del imperio” que sólo asistió a la cumbre para “empantanar” y tratar de hacer “fracasar” la reunión.

Entre tanto, Ecuador y Colombia ratificaron, en el marco de la cumbre, su compromiso de normalizar las relaciones rotas tras el bombardeo en marzo de 2008, con una hoja de ruta que conduzca a ambos países en esa dirección “sin cronogramas ni fechas”.

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, se reunió con Uribe de forma bilateral por primera vez desde que en 2008 se rompieran las relaciones por el ataque colombiano en territorio de Ecuador a un campamento de las Farc.

Apoyo a Argentina
Por otra parte, los mandatarios aprobaron un total de diez declaraciones, entre ellas, una de apoyo a Argentina en su reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas.

A este respecto, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva cuestionó a las Naciones Unidas por no haber decidido sobre la soberanía de Argentina de las islas Malvinas y consideró que podría explicarse porque Inglaterra es miembro del Consejo de Seguridad.

Lula lanzó un llamado para reabrir “con mucha fuerza” el debate sobre las Malvinas en el seno de la ONU.

Entre el resto de resoluciones aprobadas destacan la declaración de solidaridad con Haití, azotada por el terremoto el pasado 12 de enero, y la que pide poner fin al bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

En otra de las declaraciones, los países de la región se comprometieron a impulsar “una posición regional coordinada” sobre los problemas migratorios de la región ante los foros multilaterales.

Palabras de Arias
El discurso más crítico de la jornada de clausura vino del presidente saliente de Costa Rica, Óscar Arias, quien lamentó que los países latinoamericanos sean “escleróticos e hipertrofiados” y criticó que Honduras no fuera invitado a la cumbre por estar suspendido de la OEA.

El mandatario centroamericano criticó la “presencia de Gobiernos tentaculares”, los cuales se valen de resultados electorales para justificar su “deseo de restringir libertades individuales y perseguir a sus adversarios”.

Un verdadero demócrata “demuestra su energía combatiendo la pobreza, la ignorancia y la inseguridad” y no “imperios extranjeros y conspiraciones imaginarias”, sostuvo.

Sin mencionar a nadie en específico, consideró que la región “necesita una legión de estadistas más tolerantes, y no una legión de gobernantes cada vez más autoritarios”.

Una cuenta para Haití
Los países integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) acordaron ayer, en el marco de la Cumbre del Grupo de Río, abrir una cuenta en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para depositar los aportes económicos que cada miembro done para la conformación de un fondo de 100 millones de dólares de ayuda para Haití.

También, según informó el Gobierno ecuatoriano, el organismo estableció que los criterios para determinar los aportes de los países serán el Producto Interno Bruto y el número de población de cada país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: