Esclavos modernos

DESDE ESPAÑA.- Siete médicos y un enfermero cubanos que huyeron de nuestro país han presentado una demanda contra Cuba, Venezuela y Pdvsa, porque consideran que les hicieron trabajar como esclavos en pago de la deuda cubana por suministro de petróleo y yo, como médico, siento una profunda indignacion y vergüenza por el trato suministrado a estos colegas.

Informan que se les colocó en situación de servidumbre por deuda y se convirtieron en esclavos económicos. Estas personas creen que debe sentarse un precedente de responsabilidad patrimonial de los Estados sobre sus ciudadanos y sobre la conspiración de otro gobierno y una empresa estatal de someterlos a trabajos forzosos.

Los médicos denuncian que viajaron bajo engaño y amenazas, que fueron forzados a trabajar “sin límite de horas” en la mision Barrio Adentro, en lugares de alta tasa de delitos comunes y políticos, incluidas zonas selváticas y la frontera con Colombia.Vivían hacinados, en viviendas alquiladas o en casas de personas afectas al régimen y trabajaban sin la debida licencia para ejercer la medicina en Venezuela.

Según la demanda, algunos profesionales fueron asesinados o heridos y algunas doctoras violadas. Eran sometidos a estricta vigilancia y control de sus movimientos por funcionarios de seguridad de Venezuela y Cuba, además de ser coaccionados e intimidados.

El acuerdo firmado por ambos países en el año 2000 establece que Cuba enviaría a Venezuela profesionales del sector salud a cambio de 100.000 barriles diarios de petróleo suministrados por Pdvsa.

Seguramente estas personas serán llamadas agentes del Imperio, contrarrevolucionarios y antipatriotas, pero lo cierto es que no se puede intercambiar personas por cosas. No es posible que yo regale a una hija por unas vacas o que la venda en un prostíbulo por unas monedas.

Hay algo profundamente repugnante en enviar a una persona a trabajar para saldar una deuda que su país ha contraído, es antiético y afecta la dignidad humana, especialmente porque todo el mundo sabe que muchas de esas personas no eligieron venir a nuestro país de forma libre y que todo lo que dicen en su demanda es verdad, en su caso.

Si no fueron libres para venir ni eligieron qué tipo de trabajo realizar, si se les sometió a trabajos y condiciones que los médicos venezolanos no aceptarían porque cuentan con proteccion gremial, es válida la figura de “trabajos forzados” impulsados por el régimen cubano y secundado por el gobierno venezolano, que se beneficia del trabajo y servidumbre de seres humanos como los colonialistas se aprovecharon de los esclavos africanos.

Esto no es nuevo en el caso de Cuba, cuyo gobierno ya fue denunciado por los sindicatos socialistas españoles, por las condiciones inhumanas en que trabajaban los obreros de la construcción transportados a ese país por empresarios en connivencia con el régimen cubano.

Muchos médicos cubanos han huido de Venezuela y yo me pregunto si la gente de mi pueblo, a los que he conocido como médico y sé de la generosidad de su espíritu, han pensado que ellos son los beneficiarios de un proyecto degradante, violatorio de los derechos de esas personas y de su dignidad como seres humanos ¿Nos gustaría que nos hicieran a nosotros lo que les hacen a ellos?

Si el pueblo que aprovecha el programa Barrio Adentro no es capaz de ver que su proyecto se basa en el sufrimiento de otros seres humanos tratados como objetos o cosas, o que ellos forman parte de los barrotes que los detienen, me temo que les llegará el turno de ser tratados de la misma manera.

OLIVIA BIASINI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: