Alertar o proceder

agosto 31, 2009

Desde Puerto La Cruz.- El gobierno venezolano ha denunciado el peligro que representa para nuestro país y toda la región, la instalación de siete bases militares norteamericanas en Colombia. La historia muestra para qué pueden servir esas bases. Hay que ser bien estúpido para creer el “coco” de la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla. Este argumento le ha permitido -desde hace 10 años- recibir más de 800 mil millones de dólares en equipos militares y entrenamiento, a través del Plan Colombia impulsado por EE UU.

Lo cierto es que después de una década, el único resultado tangible de ese impresionante presupuesto militar es que la guerrilla está replegada en zonas selváticas, porque las estadísticas sobre producción de coca y marihuana de la ONU muestran un incremento, año tras año, en territorio colombiano.

Realmente, para Venezuela es una tragedia estar entre el principal productor y exportador de cocaína del mundo: Colombia y el principal consumidor de coca del mundo: EE UU. Hoy no quedan dudas de que el depuesto presidente Manuel Zelaya de Honduras fue llevado a la base militar de Malta -manejada por los gringos- en el peor de los casos.

Es claro que los halcones en el ejército norteamericano tienen una agenda y Obama otra, si es que no está jugando en el mismo equipo. Ahora, cuál es la justificación política y militar para instalar esas bases en Colombia? La única respuesta real es el interés geopolítico y la preparación de un ataque, no de un simple ejercicio como la operación Balboa.

Sin embargo, pese a los antecedentes históricos del fúnebre papel que han jugado esas bases en Ecuador, Paraguay, Guatemala y el resto del mundo, soy de los que sostiene que sería un estrepitoso error, asumir la estrategia que respetados analistas y especialistas en el arte de la guerra, están sugiriendo al alto gobierno: La de asumir una estrategia ofensiva, es decir, no esperar a que nos ataquen, sino atacar primero. Son palabras mayores y nos dejarían en una posición internacional de muchísima debilidad. Pasaríamos de ser agredidos a ser agresores.

Es bueno recordar que el ejército colombiano es cuatro veces más grande que el nuestro, con una vasta experiencia de combate y de entrenamiento, no sólo con los gringos sino con los israelíes que mantienen una importante presencia militar y además son el segundo proveedor de equipos militares en Colombia después de EE UU. Nos guste o no, no la tenemos fácil en una confrontación armada contra el ejército de nuestro vecino.

Por otra parte, las condiciones objetivas y subjetivas no juegan a favor.

Estamos haciendo lo correcto: Denunciar el agravamiento del desequilibrio militar que esas siete bases norteamericanas generan en la región, unificar la posición de los países aliados, denunciar la política imperial de EE UU -que es la única potencia militar que mantiene bases militares fuera de sus fronteras- buscar garantías de no agresión desde esas bases a los gobiernos y pueblos de la región y, además, prepararnos para lo peor con el firme deseo de que nunca suceda, pero la historia no miente y el silencio de Obama, simplemente deja la mesa servida.

No se trata de petróleo, está en juego derrotar una corriente progresista y libertaria que recorre América, que retumba en Centroamérica, que marcha en el Caribe y que tiene su epicentro en la tierra de Bolívar. Es aquí donde quieren dar el golpe fulminante y decisivo. Es aquí donde se juega la permanencia, el desarrollo y el futuro de esta corriente que con sus diversas expresiones y matices dejó de ser el patio trasero de EE UU.

14deabrir@gmail.com
William José Rodríguez Gamboa

Anuncios

¿Qué piensan los partidos?

agosto 31, 2009

Desde Caracas.- Antonio Ledezma ha dado un importante y positivo viraje en su línea política al pronunciarse a favor del ingreso de Venezuela a Mercosur, durante su reciente visita a Argentina.

De esta manera, marca distancia con la óptica que ha prevalecido en la oposición, partidaria, hasta ahora, de una integración bajo tutela estadounidense, la cual se expresó en el respaldo que le dio, en su momento, al proyecto del Alca.

Al asumir esta posición, Ledezma se ha adelantado a los partidos de la Mesa Democrática, que todavía no se han pronunciado al respecto, y tampoco lo han hecho en otras materias de gran importancia en el plano de la política exterior, como lo es la instalación de bases militares en Colombia, o, en el escenario doméstico, en relación con la Ley de Educación.

¿Están de acuerdo o no los partidos de oposición con la instalación de las bases en el vecino país? ¿Qué opinan de la reactivación de la IV flota? El sentir favorable de los medios ya se conoce. También el del club de los “analistas”.

Pero, ¿qué piensan los partidos?, ¿cuál es su programa? No se conoce. Hasta ahora, no han emitido una declaración al respecto. Se han escuchado críticas a la manera de comportarse Chávez frente al asunto, pero no se sabe cuál es el punto de vista de los partidos sobre el fondo del problema, o si hay divergencias internas, cuál visión prevalece. Esto es muy grave, porque la Mesa representa una alternativa de gobierno, y lo conveniente es que se sepa qué va a hacer una vez que llegue al poder.

Si asumiera una posición a favor de Estados Unidos cometería más que una equivocación, un suicidio, pues estaría en contra del interés nacional. Pero es peor todavía no tener posición, porque ¿cómo va a gobernar una alianza o un partido que no tiene opinión sobre asuntos cruciales?

Algo parecido ocurre con otros temas, como la Ley de Educación. Hemos escuchado objeciones de los medios, de algunos especialistas, de la jerarquía de la Iglesia, de la empresa privada y algunas críticas de dirigentes de oposición. Pero no hemos escuchado una formulación global de los partidos.

Por ejemplo, ¿la Mesa considera que la nueva ley es totalitaria y comunista? ¿Están de acuerdo con monseñor Baltazar Porras en que la educación debe dejar de ser laica? Si los partidos de la Mesa llegasen a alcanzar mayoría en la Asamblea Nacional, ¿adoptarían los planteamientos de Porras? ¿Los postulados de la oposición son los mismos que los de Octavio Del Álamo y otros sectores guiados por una visión neoliberal de la educación?

En realidad, no se sabe qué piensan los partidos, más allá de las generalidades y de los discursos propios de cualquier oposición en cualquier parte del mundo. Por todas estas imprecisiones y lagunas, vale destacar el planteamiento de Ledezma en Argentina. Algo se avanza.

elepuchi@gmail.com

LEOPOLDO PUCHI


¡Mejor sembramos!

agosto 31, 2009

Desde Toronto.- Con una población mundial que llega a los 6,7 millardos de personas y un crecimiento inercial que puede llevar a 9 millardos en 2050, la producción de alimentos es uno de los mayores retos que tiene la humanidad por delante. Si bien, la masificación del uso de fertilizantes ha permitido aumentar la producción agrícola y sostener el vertiginoso crecimiento poblacional de los últimos 50 años, su sola utilización no parece ser suficiente para mantener la demanda futura. El motor de la llamada revolución verde tiene sus limitaciones, así como también consecuencias colaterales sobre el medio ambiente.

El hecho es que el planeta tiene muchas bocas que alimentar (está sobrepoblado) y el número de comensales sigue creciendo. Y no sólo aumenta el número, también lo hace la demanda de alimentos por persona, en la medida en que países como China, Brasil, e India mejoran el poder adquisitivo de sus ciudadanos. Cuando se reduce la pobreza (cosa que algunos países han logrando sistemáticamente, para envidia nuestra) la gente come más y mejor y aumenta la presión sobre la producción de alimentos.

El aumento de la demanda, si no es acompañado de un incremento proporcional de la oferta, traerá como consecuencia un alza en los precios que repercutirá, en principio, sobre la dieta de los más pobres, y a la postre, en la medida en que la brecha se haga más grande, su efecto se extenderá a mayores sectores de la población.

Tratándose de alimentos, un bien que para nadie es prescindible, la relativa escasez podría traducirse en trabas para el comercio internacional y en conflictos armados, tanto internos como internacionales. De más está decir que, mucho antes de que esto suceda, países como el nuestro, que importan la mayor parte de lo que comemos, se verían en serios aprietos.

He aquí nuestros desafíos: La mayor parte de las tierras fértiles del planeta ya han sido incorporadas a la producción de alimentos (no quedan muchos espacios adicionales por incorporar) y una buena parte de ella ya utiliza los milagrosos fertilizantes, produciendo muy cerca del tope de lo que permiten las técnicas actuales.

El agua, el otro gran insumo de la agricultura, ha comenzado a escasear en países como India y China, a consecuencia de su utilización masiva en la agricultura durante los últimos 50 años. Por último, las sequías en ciertas regiones de África, que abarcan Somalia, Etiopía y Kenia, han aumentado en los últimos años mermando su producción agrícola.

El panorama mundial no es muy alentador y dentro de nuestras fronteras, las malas políticas económicas (pésimas del gobierno actual) han marginado a quienes se dedican a la agricultura y a la ganadería. Ha resultado más fácil aceptar que Nicaragua y otros países nos paguen la factura petrolera con caraotas, que buscar fórmulas para que las produzcamos en casa.

Ese es el problema de los gobiernos ricos: Pretenden resolver todo a los realazos, sin percatarse de que hay que sembrar para cosechar.

http://desdemaslejos.blogspot.com/

ERNESTO HONTORIA LÓPEZ


El famoso coronel

agosto 31, 2009

Desde Caracas.- El coronel sí tiene quien le escriba. Porque si algo tiene de bueno este régimen es haber catapultado a la fama y gloria a numerosos seres, valiosos la mayoría de ellos. Fíjense ustedes, algo que para mí está fuera de toda discusión, el maravilloso significado que en los poderes públicos predominen mujeres.

La fiscala, la defensora del Pueblo, la presidenta del Tribunal Supremo, la presidenta de la Asamblea Nacional, la procuradora. Cualquier lector desprevenido estaría tentado a concluir que en este país mandan las mujeres.

Pero no es así. La dulce presencia de ellas es atemperada por la erupción machista de un grupo de indefinidos dedicados a sembrar el odio, la corrupción y, porqué no decirlo, la ridiculez más notoria, la que rompe nuestras fronteras y que está haciendo de la nacionalidad venezolana un tema obligado, registro preciso, memoria única, en los anales de la vergüenza universal.

El tipo venezolano no es Andrés Galarraga, un caballero que vence las dificultades. Tampoco es el maestro Abreu, forjador de una generación de genios. Ya no somos un país de respeto, de emprendedores, de defensores de la dignidad humana.

Venezuela 2009 es una sociedad profundamente dividida, violenta, intolerante, agresiva, vacía, pasiva ante la realidad asfixiante, pero lo más grave, carente de valores, ni siquiera los cristianos en una comunidad que se precia de tal. Sociedad de ghetto con excluidos disímiles, con listados aberrantes para perseguir a los que piensan distinto, el reino de la indignidad, el antirreino.

¿Qué tipo de libertad se puede vivir en un ambiente así marcado? ¿De cuál convivencia estamos hablando? Es un ejercicio colectivo por la deshumanización. Pareciera que la pluralidad se entiende como la duplicidad discursiva potenciada desde el poder, el engaño transformado en verdad de régimen como única razón de Estado. Aislado de principios, salvo la axiología de la conservación del poder a cualquier costo.

Ahora tenemos que odiar a los colombianos porque sí. Y criticamos, con razón, la presencia de la bota militar del extranjero en unas bases vecinas, pero nos olvidamos de la invasión cubana que estamos sufriendo desde hace años.

Como este es un artículo dedicado a un coronel de la Guardia Nacional, me limitaré a transcribirles un fragmento de la arenga de Anano, Sumo Sacerdote del Templo de Jerusalén (Templo II), ante la situación desatada por la secta de los Zelotes (Guerrilleros Judíos:

“¿Por qué hay que vivir con un pueblo que no atiende las desgracias y en el que ya no existe forma de oponerse a los males que han caído sobre ellos? Cuando os saquean, no os oponéis a ello, cuando os golpean os calláis. Nadie se lamenta públicamente por los que han sido asesinados. ¡Ay, amarga tiranía! ¿Pero por qué critico a los tiranos? ¿No han crecido por culpa de vuestra resignación? Pues vosotros no hicisteis caso de sus primeras reuniones cuando aún eran pocos y así aumentasteis su número con vuestro silencio. Al dejar que se armaran, habéis vuelto sus tiros contra vosotros, cuando debíais haber reprimido sus primeras embestidas en el momento en que atacaban con ultraje a sus compatriotas. Con vuestra despreocupación habeís incitado a los malvados a la rapiña, sin que hubiera una palabra de protesta por las casas saqueadas.

Por ello, cogieron también a sus mismos dueños y cuando los arrastraron por medio de la ciudad, nadie se opuso a ello…”

Un discurso que dio en el siglo I de nuestra era. ¡Qué cerca estaba de nosotros!

LUIS CHUMACEIRO


Los desechables

agosto 31, 2009

Desde Caracas.- La escena parecía extraída del mundo bizarro de aquellas historietas de Superman de los años sesenta. Espejo del país y de esta lúgubre etapa revolucionaria. Reflejo de lo que un peligroso mandatario, guerrerista torcido e incorregible, puede hacer con las fuerzas armadas de una nación.

Al ya tristemente célebre “coronel” Benavides no le costó mucho despojarse de su papel institucional de comandante de un cuerpo militar neutral –si es que no es otro infiltrado más– el día que decidió coronarse con el irresponsable Presidente y reprimir, una manifestación que protestaba por una ley tan aberrante como su conducta.

Cual delincuencia desatada, el ataque no respetó niños, mujeres y ancianos.

Proyectando su malandraje hacia los demás –así lo hacen la uniformidad de funcionarios gubernamentales hacia la ciudadanía que no comulga con el comunismo–, acusó a los marchistas de atentar contra la Constitución. Cuando es su líder el que la viola todos los días, a través de marionetas como él.

Benavides es el mismo fenómeno de Lina Ron y Acosta Carlez, por mencionar los ejemplos más estridentes. Es el mismo payaso en el mismo circo, nada divertido, aunque bien trágico e indicador de la debacle moral del proceso que quiere imponer Hugo Chávez.

Benavides se ha convertido en otro prócer: el de la avenida Libertador. Es otro Frankenstein. Mientras, el padre de las criaturas desvaría, cada vez más, al tratar de controlarlos, o descontrolarlos. Son los mismos musiúes con diferentes cachimbos; fanáticos, carentes de sustancia y formación; fáciles presas de las perturbaciones ancestrales y existenciales del caudillo.

Son personajes parecidos a la sospechosa diputada de Podemos en la marcha agredida, que siempre pasaron inadvertidos, aún dentro de sus ámbitos, hasta que el titiritero los manipula en su ajedrez maléfico, para luego desecharlos a la usanza de la calaña autocrática. ¿Qué será de la vida de Lina y el general bufón?

Seguramente, el nuevo “coronel” arlequín terminará de carne de cañón en uno de los valientes ataques que ordenará su comandante en jefe en la frontera, o a la cabeza de su imaginaria invasión a Estados Unidos. Tan imaginaria y terrorífica como la que hizo ver a los soldados que, engañados bajo el subterfugio de efectuar “ejercicios militares”, fueron acribillados por tropas leales al gobierno constitucional de Carlos Andrés Pérez, aquella madrugada artera de febrero de 1992.

El día de la marcha, el “coronel” se lució como un militante más del Psuv y, a la vez, como el propio gorileti. O, ¿notó usted alguna diferencia entre la represión de Micheletti contra los zelayistas, y los gases, bombas y perdigones ordenados por esta edificante insignia de la GN bolivariana?

Por supuesto que al “coronel” le espera un gran reconocimiento, por ahora; después no tendrá ni siquiera quien le escriba, como sucede al resto de los desechados.

Aquella Guardia Nacional que, con todo y sus errores, nunca se convirtió en la guardia pretoriana y terrorista de un narciso, fue deformada hasta perder su misma esencia. Su honor ya no se divisa.

Jolguer Rodríguez Costa


Hombre fue acribillado a tiros frente a una licorería

agosto 31, 2009

Barcelona.- Una vez más, una familia anzoatiguense llora la muerte violenta de uno de sus integrantes. La noche de este sábado, unos desconocidos acabaron con la vida de un joven comerciante.

En las adyacencias de la morgue del hospital Luis Razetti estaban parientes consternados por lo sucedido.

Melanio Buriel, con los ojos enrojecidos de llorar, dijo que a su hijo Kleison José Buriel Muñoz (31 años) se lo mataron a las 8:00 pm en Barrio Sucre, en una licorería frente a la Casa del Maestro y diagonal a la antigua sede de la Universidad Nacional Abierta.

Señaló que su muchacho llegó al expendio de licores a tomarse unas cervezas en compañía de una prima y dos compadres.

A los pocos minutos de estar en el negocio, aparecieron por la calle cuatro hombres corriendo y se dirigieron a donde se hallaba Kleison. Sacaron las armas de fuego y le dispararon repetidamente.

Una vez que acribillaron al comerciante, los individuos se montaron en un vehículo que los esperaba y huyeron del lugar. El progenitor no sabe quiénes son los criminales.

La prima que andaba con Kleison llamó a los familiares, que llegaron al sitio, y pensando que aún estaba vivo, lo trasladaron al ambulatorio del Seguro Social Martín Buffil, en la avenida principal de Barrio Sucre, en Barcelona.

Una hora más tarde, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas llevaron el cadáver de Buriel Muñoz, a la morgue del hospital Luis Razetti.

Presunción

En el anfiteatro forense le observaron más de 20 disparos, la mayoría de ellos impactados en la cabeza, tórax, intercostal y abdomen.

Los detectives averiguan el entorno social y amistades de la víctima para tratar de identificar a los criminales. Se presume que lo mandaron a matar por algún motivo.

Su papá dijo que su hijo no tenía problemas, pero tiene la sospecha de que tuvo inconvenientes con un hombre por una mujer, aunque desconoce de quién se trata.

Mencionó que Kleison vivía en Puerto Píritu. Se vino con su esposa y sus tres hijos a pasar el fin de semana con ellos en el sector Campo Claro. Era el segundo de sus cinco muchachos.

Melanio le cuesta creer que existan personas que actúen con tanto ensañamiento.

Odio a la vida

Ante la ola de criminalidad y la impunidad por falta de castigo a los delincuentes, a Melanio Buriel no le faltan ganas de tomar la justicia por sus propias manos. Con dolor expresó que ahora los criminales no matan a sus víctimas de uno o dos disparos, sino de muchos balazos dejando en evidencia el odio que tienen contra la vida.

ELEIDA BRICEÑO


En el sector Los Yaques asesinaron a joven de 40 balazos

agosto 31, 2009

Puerto La Cruz.- Cuando eran las 12:45 de la tarde de ayer, el ruido de múltiples detonaciones alarmó al vecindario de las calles Monagas, Esperanza y Nueva Esparta del barrio Los Yaques, en Puerto La Cruz.

También escucharon el sonido de un vehículo que se alejaba a toda velocidad, y a los pocos minutos, el de una moto.
Al salir vieron que en la acera de la calle Monagas yacía un hombre boca abajo y lleno de sangre.

Una jovencita que se acercó al lugar donde estaba el cadáver, al verlo gritó desesperada: “Es Renny. Lo mataron”, y enseguida estalló en llanto.

El sitio se llenó de curiosos y tuvo que ser resguardado por funcionarios de la Policía de Sotillo y del estado.

Las personas querían averiguar más de lo que sabían. Se mantenían calladas, pero atentas a cada uno de los pasos que daban los detectives de la policía científica que se presentaron en el lugar.

Una de ellas que se atrevió a hablar, dijo que se trataba de Renny Eduardo Valerio, de 23 años de edad. Vivía a menos de 50 metros de donde lo mataron. Su cuerpo tenía más de 40 impactos de bala.

En susurros

En voz baja y mirando para todas partes en señal de temor, señaló que Valerio iba a comer a la casa de su mamá con un amigo en una moto, pero se les olvidó el refresco y salieron a comprarlo.

A los pocos segundos y a escasos metros de la residencia materna, cuatro hombres que iban en una camioneta Toyota Terios, gris, los interceptaron y les dispararon. Renny Eduardo y su amigo se cayeron de la moto. Dos de los criminales que se bajaron del vehículo se le acercaron y, sin compasión, lo remataron a balazos.

Manifestó que el acompañante de la víctima se hizo el muerto y cuando lo tipos huyeron se levantó, prendió la moto y desapareció del sitio. Nadie sabía su identidad.

En susurros y casi en el oído, el hombre señaló a un sujeto apodado “mono blanco”, jefe de una banda de sicarios en Anzoátegui, como el responsable del crimen.

Comentó que los dos individuos que se bajaron de la camioneta son dos fugados de la cárcel de Cumaná, y uno de ellos es apodado “el chicho”.

Los familiares de Valerio se abstuvieron de dar información sobre el hecho.

En la escena del crimen los detectives de la policía científica recabaron unos 30 cartuchos de balas calibre 9 mm.

Señalamiento

A las 9:00 am de ayer, un vendedor de pescado fue asesinado de cuatro tiros dentro de su casa en la calle Bermúdez del barrio Molorca.

Su mujer de nombre Belkis Maestre, lo llevó a las 9:30 am al hospital Luis Razetti, en el cajón de una camioneta Ford, pero el infortunado trabajador ya estaba muerto.

Lo identificó como José Gregorio Olivero, de 42 años de edad, y con quien procreó tres hijos.

Denunció que a su marido lo mató un policía de Sotillo.

Contó que el agente llegó uniformado con el chofer de un vehículo pequeño que se quedó en la parte baja de la calle.

Refirió que el presunto funcionario subió a la casa y le dijo a José Gregorio que le preparara unos pescados porque iba de viaje. Luego bajó del carro y al poco rato subió de nuevo, se metió en la vivienda, le disparó y huyó del lugar en el auto que lo esperaba.

Atribulada por lo sucedido, Belkis Maestre indicó que sólo recordaba las letras KBC de las placas del vehículo donde andaba el supuesto policía.

La mujer señaló que era la segunda vez que el hombre le compraba pescado a su marido. Exhortó a los fiscales a investigar el asesinato de su compañero.

En Tierra Adentro

Pablo Antonio Echezuria (19) fue asesinado de un disparo en la cabeza por su amigo que iba como parrillero en la moto que conducía. Al parecer, surgió una discusión entre ellos.

Ambos se hallaban en una fiesta en el sector Tierra Adentro, y a las 4:00 am salieron a comprar licor. Cuando se desplazaban por la calle Democracia se pelearon. Se supo que al agresor le dicen “el joel”.

La víctima vivía en la calle La Línea de La Caraqueña y trabajaba lavando carros.

En 12 horas

En menos de 12 horas tres hombres fueron asesinados a tiros en Puerto La Cruz, municipio Sotillo del estado Anzoátegui. El primero fue Pablo Echezuria (19 años), a las 4:00 de la mañana en el sector Tierra Adentro. Cuatro horas después, un supuesto Policía de Sotillo mató a José Olivero, en el barrio Molorca. Y a las 12:45 pm, ultimaron a Renny Valerio, en Los Yaques.

ELEIDA BRICEÑO